Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pero no es sólo la personalidad de Berru. a uete la que aparece en las sillas y en el retablo de San Benito, conservados en el Museo valisoletano. Son los otros grandes escultores de Valladolid: el maestro Juan de Juni, cuya nacionalidad material se ignora, pero que moralmente e r a u n español á machamartillo, de aquella raza realista que no retrocedía, ante ningún horror B J O E R F L I E V E D E L SIGLO XIV ni ante f e a l d a d alguna, porque para ella todo lo natural podía ser artístico. Juan de Juni es el Valdés Leal de la escultura, y su Cristo tendido ponía los pelos de punta al suave y simpático Amicis, mientras su San Brzmo bien puede ponerse junto al de Alonso Cano. En fin, la tercera personalidad que resalta en ei Museo es la del escultor gallego Gregorio Hernández, que trabajó en el mismo taller de Juni. Obras de Gregorio Hernández hay en todas las iglesias y conven -v ti- SILI. A PRINCIPAL DF. L CORO DE SAN B E N I T O A T R I B U Í D A Á ANOEÉS DE NÁJERA tos de Castilla; como que trabajó sin cesar con una actividad pasmosa. Pero en él se inicíala, decadencia. El exceso de trabajo le obligó á repetir las cabezas de sus santos y santas, dejando á los discípulos el cuidado de los ropajes, que fueron perdiendo la grandiosidad, hasta desaparecer del todo, desgracia que ocurrió en el siglo xvil. BAUTISMO D E JFSÚS ALTORRELIEVE EN RA, DB GREGORIO HERNÁÍvDEZ cpasTo YACENTE, DE JUAN DE JUNI vive para 1 r t tan atendida -If- P- la de p teSÍ I la vida del larte, t r a? 1- r en los envidiables países- civilizados. e d í TM j u S f r d b i d f S o ei- cion a De entonces data el vestir imágenes, con mengua del arte religioso, hoy en tan lastimosísima decadencia. Es, pues, el Museo de Valladolid uno de los depósitos sagrados de la antigua vida española. A él debieran consagrar los Gobiernos, y también los sabios, más atención de la que hasta ahora le han concedido. F, ts. García Lapuente F desgraciadamente, en las