Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA P O E S Í A DEL ALBAIClN i f A x n n I j- turistas, lueg: o de recrcar- íc pji 1; AUiainhrít. bajaTi cyt- n Io su Tíiijílckcr y recitando vcrüos tic Víctor Hii ío- -por las sucias cucíita i (Iel Alliaícíu, ÍÍ iua; í a se tlíísliacc y la poesía, couio las a v e s antt: t- l c: i ador, I m y t d t las cuevas j itajias. Vo h e vistn á. las inglesas curiosear con los ¡uiperljncnlcs; recoger las lirjncstas faldas por no manc h a d a s con el polvo d e las veredas; taparse la cara con 1 abniíico pnr no v e t á los t- rír is eucuerns; g r u ñ i r un p n r i t a n o ifi l- i fí a n t e las audacifs l u p i n a s df un lanjío, y Incj o, al d c s c t n d c r la cuesta de Gouii res. d e t e n e r s t t n la Plaza X n e v a para dL cirse entre cuehichoos de nial h u m o r que el Bícdehcr es un puro embuste, que Víctor H u o no vio el Albuieín ní por el forro, y q u e los gitanos y s u s cuevas lio son KÍno miseria y repugnanciaA la lux del día, en plena y lilescarada realidad, por las cuevas del Albaicín no a s o m a n los ideales. Casas á medio hlanqncar ntnras de ladrillos con desconchados, tonos grises, p u e r t a s sotcrradiis, eomo las de los p a n t e o n e s de iglesia, Los mismos árboles, ahojjados entre miseria tanta, ajjtnas tienen la j u ventud de su verdor. Una íloje a mura p t s a sobre la vida aquella; dos itanoji se hacen la fü; 7 w -con las mismas tijeras dctTasquilar; n n filosófico burro lacio mordisquea la hierba pohrt. y á lo lejos, entre las p e ñ a s bravas, sola 3 p e n s a t i v a como J u d i t h alguna yitanilla canta coplas d e celos: qui? c mn niP malas m i i c r a á y ue Le niTren m i s ojoa qa, rer y qllc Ui Ip q u i e r a n La copla, desalentada y abatida, quiebra sus odios cu el aire. Y alma de los impasibles turistas e tá cerrada á sus clamores, y las w u- j, largas y angulosas, vuelven sus espaldas al cantar. El alma ndígcna hace cara á los celos, y los ojos g r a n a d i n o s se van tras la figura dtana. La poc. sía del Albaiciu no ajinnia e n t r e arboledas, ni canta en riachuelos, ni se avoum con rosales en flor, Hs bohemia y sin atavio; sale del corazún a t o r m e n t a d o y su musa morena vive la vida errante del aduar, l or eso la. s altas y angulosas m: ics ven aqutdla miseria y pavíin. Por csn los novios ijranadinos hacen alto de unoi es en las pobres cuevas del Albaicín, Y cnando un cortejo turista, a t r a v e s a n d o entre rumores d e fald a s y cuchicheos d e indignados shifWii i. huye las p o b i e a s del a d u a r siempre tras él al uua pareja de aa íos abre sus corazones g r a n a d i n o s al- dulce mal de la copla bohemia; Prenn tfi ü ioi do loa ciclua qut comí TnP malas mueras, y que lí miren mis ojns i t no IG quieran, CKlbTÓBAí, D E CASTRO riE F, MJ,