Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
t r do el su LE la y la Se U la Ls m y de U lai su El h u m o que l a n z a n- -sus dos c h i m e n e a s se queda u n momento- -prendido del aire; se esponja, se rompo. -se v a disipando... y en l a n t o la nave- s e aleja veloz. ¡Qué h e r m o s a es la nave! ¡Qué rápida si iio, cual rápida llcclia, -su largo camino! ¡Vestida con rayos- -do luz de la l u n a relando á los vientos, -señora del mar! Sus hélices giran- -con vértigo loco, prestándola impulsos- -de rayo que corre... allá ca la lacc, -que dijo el piicta. ¡Allí i; a la naee! ¿Quién sabe do caí ¿Do ca i Desde Europa, -cortando las aguas, á América vuelve. -Do u n m u n d o ya viejo y un m u n d o m u y joven, -risueño, pictórico de múltiples fuerzas, -es lazo de unión. De dos continentes- -concierta la vida. Por ella so cambian- -sus bienes preciados. ¡Por ella sus hijos- -so j u n t a n y entienden! ¡Es obra del hombre, -dictada por Dios! J íT -JJIjf ip- Kl b u q u e navega- -cuajado de luces, a c á m a r a alegre, -con risas vibranles voces de fiesta- -y al son de la m ú s i c a entona sus himnos- -do amor y placer. Y allá por la triste- -cubierta de prija, los pobres que sufren, -los parias que emigran llorando nostalgias- -del sucio nalivo, sus patrias canciones- -entonan t a m b i é n Tja noche es tranquila, -Los soplos del aire las trémulas o n d a s- -a p e n a s conniucven. Arriba, en los cielos, -redonda, m u y alta, la l u n a difunde- -su azul claridad. ¡Y en t a n t o partiendo- -las aguas dormidas, dejando en las aguas- -blanquísima estela, el negro y enorme- -vapor trasatlántico su r u l a prosigue, -señor de! a m a r C. l líl! X. XDlíZ- SI IAW ÍITItCIO DE M, R- rÍNEZ AliAI I S