Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
asiáticos con su Dawalaghiri; los canarios con su picó de Teide. Pero en Europa, con. los Alpes franceses y con los Alpes suizos no nay quien se atreva á competir. Con el noble designio de ponernos largos los dientes, nuestro corresponsal de París, Cliusseau Flavieus, nos remite unas cuantas vistas alpinas, ante las cuales el infeliz madrileño que por su desdicha se ve precisado á atravesar un par de veces diarias las dos sucursales del desierto de Sahara que se llaman la plaza de Cánovas y la plaza de Castelar, no puede ráenos de sumirse en un éxtasis inenarrable y de ver su espíritu acosado por las más fantásticas visiones. ¡Ivos Alpes del Delfinado y de Saboya! ¡El valle de Chamounix! Nombres son éstos que suenan como angélicos coros en los oídos del pobre que está con la lengua fuera y las fauces áridas. ¿Cómo se representa usted los Alpes? ¡vamos á ver... Yo me los figuro como un gig- autesco sorbete de arroz, por cima del cual corren ferrocarriles funiculares y en cuya superficie la industria ha di- G L A C I A R DE LES BASSONS, CERCA DE CHAMOUNIX seminado casitas, h o t e l e s y fondas para solaz y mantenimiento de ingleses y yanquis. La parte más rica y sabrosa del sorbete, la más perfumada y agradable, si hemos de creer á la ponderativa guía de Baedeker, es el hermoso valle de Chamounix, descubierto á principios del siglo pasado por dos ingleses, Pococke y Wyndham, á quienes todavía no han elevado ¡ingratos! una estatua los millares de compatriotas suyos que en todo el siglo XIX y en el xx siguen sus huellas. El valle de Chamounix, al pie del Mont Blanc, cerca de los tres ó cuatro Mares de hielo más acreditados de Suiza, ofrece la interesante particularidad de que hallándose ocho ó nueve meses del año cercado por los hielos, se desarrolla en él durante la temporada de verano una vegetación espléndida. En lo hondo del valle se cultivan la patata, el trigo y el lino; en las laderas van apareciendo sucesivamente todas las especies vegetales de Europa. Por todas partes, hermosas praderas de intenso color verde sosiegan la vista irritada por la resplandeciente blancura de las montañas vecinas. El pueblo fué in illo tempore, como saben todos los antiguos abonados del Real, un pueblo de, ópera romántica. Hoy el romanticúsnio se h a agotado enteramente y lo que hay en Chamounix es una legión de fondistas, posaderos, guías, etc. heroicamente decidida á sacar los cuartos al que caiga. Pero por más que el romanticismo haya desaparecido, lo cual no deja de ser conveniente para la digestión, ¡ay, quién pudiera dejarse saquear á aquellas alturas! DON RUPERTO UN PASO PELIGROSO F 0 TJ 5. CntlSSKAi; Fl AVIENS