Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SIESTA EN LOS ñcudo á los pinares oloroEOS huyendo los rigores estivales. En nidos silenciosos, -CTUjeTas. en paz. gozando su forfuna. -duermen las íorlolillas ideales, como duermen los niños en su cuna. Y o les quifo el descanso: me dicen Entre arrullos sus congojas, se corren en bandadas á un remanso, alborotan la p a i del arroyuelo, y por entre los claros de las hojas suben, como oraciones, hasTa el cielo. ¡Cuánta pena me oaba viendo á las tortolillas ideales huíp de mi, que amores les llevaba! Qué dolor al sentirlas votar á las alturas ceJcsfiaTes. verlas perderse... y no poder segutrlasl. Rquí, mujer, le invoco. En e to 5 sitios de imponente calma te llamo á voces, con llamar de loco. ¡Tórtola fuiste de sin par arrullo que abandonaste e! nido de mi alma t ara perderle en aires del orgullo! PINARES í quJ en estos parajes, donde nadie percibe mis anhelos, escondo entre ramajes mi desesperación, que no liay quien venza. ñ q u i lloro mis celos, y aquí iu villania y mi vergüenza. Suspiros de agua clara, de agua fresca, riente y generosa, menos fresca y riente que tu cara; gustoso y blando viento que. aun oliéndome á rosa. es menos oloroso que tu aliento. Tembladores arrullos de tórtolas que buscan su descanso entre rosales llenos de capullos: peces que por tiuir de los calores hacen entre las guijas del remanso el palacio ideal de sus amores; brillantes lefanías cuyos sembrados el calor enerva: deiad que mis hermosas fantasías pregonen sus antojos de contemplarla entro la fresca hierba, mirándose en tas niñas de mis ojos. Ven, mujer: de tus lujos soberanos mis manos no osarán á los altares... Ven, que el calor ajlojará mis manos, y á la hora de la siesta tendremos, al pasar de los pinares, la carne en p a i y el corazón en fiesta. Perdida en la malera, no volverás al nido que l e n l a s Que caro fué fu vuelo de riqueza? jQué sueño más injamc el que soí abasl l A y de mí. que, por pobre, me vendías! I A v de mi corazin, que lo engañabasl Cristóbal de GñSTRO D l t i j e DE ItAMOa AUTAL