Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JLSTURI S EVOCACIONES SENTIMUNTAI. RS E debo al Puerto como nosotros lo llamamos familiarmente, una de mis más intensas sensaciones artísticas. Cuando yo tenía quince años, dzt temps oií j etais ecoher, conio lia d i c h o Alfredo de Musset, aquella arquitectura misteriosa de torres y cindadelas empenachadas de niebla, parecíame una cosa respetable y terrible, para emplear las palabras de Homero; algo así como un fantástico dragón de las viejas mitologías. Y las veces que después he visitado aquellos empinados riscos, no han sido parte á borrar esta primera y fantástica sensación. Mi goce mayor, en cuanto la locomotora comenzaba á trepar por las verdes y suaves laderas de Villamanín, era colgarme de la ventanilla contemplando el paisaje con esa admiración algo atontada de los niños, que parecen presentir la belleza sin testificarla. Desde allí, yo veía las liumiides aldeas que se encaraman en las colinas, los prados húmedos donde triscan las becerras pintas y lUndan las rapazas, y aquella carretera, fangosa con la lluvia, que va serpenteando hasta lo alto de Pajares. Por veces, veíase una estación hundida en el retiro de un valle ó algún río refulgente que cortaba la vega. El tren iba siempre ascendiendo; ya desde las alturas de Navidiello, mi mirada ávida perseguía la carretera. Pasaban diligencias cascabeleantes; el maj oral cantaba arreando á las muías; los pasajeros del pescante, joviales, saludaban al tren; luego la diligencia desaparecía en un recodo. Y aquella diligencia hacía surgir en mi espíritu visiones de pequeñas villas alegres donde hay mercado un día á la semana, donde hay calles tortuosas y tranquilas. Más tarde, un párroco, calzado de madreñas, con su balandrán y su paraguas remendado, pasaba encendiendo un cigarro. Yo representábame entonces una iglesia sencilla, dulces misas de alba y, en una suave tarde de verano, las vísperas que se cantan mientras en el atrio los mozos lanzan cohetes anunciando la fiesta sacramental para el día siguiente. Era después un puente que la carretera cruzaba. Al lado pasaba la vía; en las