Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
m llCrónica 6 ráficall yim ji PétíSi, JWI LA la hubieron los rusos en las últimas jornadas de la guerra. Hasta el momento en que se es criben estas líneas, el plan trazado, según se dice, por el marisca! Oj ama y que muchos militares califican ya de moltkiano, va cumpliéndose paso ápaso. Admirables son los movimientos de los dos cuerpos de ejército mandados por los generales Kuroki y Oku; valerosa, pero ineficaz, la defensa de Kuropatkine; heroico, pero inútil, el comportamiento de Stoessel. No es solamente la lej- enda de oro de nuestro valor la que ha perecido en 1898; son todas las leyendas áureas ó argénteas. La guerra es hoy día una ciencia fundamental como ¡a Mecánica: es una de las ramas de esa ciencia de ciencias que se llama la Lógica. Lo de que ahora, como en 1870, resulte victorioso el maestro y no el hombre de armas, no pasa de ser una poética f- ase. Habría que ver á fondo lo que son los maestros japoneses. Pero lo indudable es que esta guerra la dirigen cerebros cargados de lógica, hombres sistemáticos y capaces de sistematizar á las masas vivientes; gran ventaja que aquí no hemos conseguido todavía... ni quiera Dios que la consigamos, porque ahora es ocasión de preguntar: ¿qué se hará con esos sistematismos belicosos en tiempo de paz? A río revuelto, los chinos comienzan á manifestarse también hostiles á Rusia. El general Ma y sus oficiales instruidos en Alemania, van sacando la cabeza por las fronteras de Manchuria, pero no tan abiertamente que no ocurra lo que se ve en la fotografía reproducida en esta plana. A la llegada del general ruso Liniwitch á Hai- chang, recibiéronle considerables fuerzas chinas. Los soldados del Celeste Imperio están con una rodilla en tierra. Ahora, como la hipocresía es la principal virtud de los chinos, creemos que lo mismo harán con el primer general japonés que se acerque. A oLVAMOs la vista á espectáculos más pacíficos, y aún diremos que á los más noblemente hermosos que hoy se celebran en el mundo. Ahí pueden ustedes ver junto al teatro de Wagner á la propia viuda del maestro, Cosima Wagner; á su hijo Sigfrido; al más ilustre intérprete de sus obras, el famoso maestro Richter; al mejor discípulo, el popular Humperdinck, autor de Hattsel imd Gretel, y en fin, á las gentiles actrices que representan las obras wagnerianas, dirigiéndose, ya vestidas en traje de teatro, al de los grandes triunfos del genio de Bayreuth. T ESDE Baj reuth y la ópera wagneriana, la fotografía nos fuerza á saltar hasta Benablón (Caravaca, Murcia) y hasta el prosaico pero importantísimo asunto de los abonos minerales. Un inteligente labrador de aquella localidad, D. Francisco Ruiz de Amoraga, nos remite pruebas de las ventajas conseguidas por- él con el abono fosfatado potásico y el nitrato de sosa. En dos parcelas iguales de á 8 áreas, la no abonada le ha rendido 28 gavillas de mies, y la abonada 62 haces. Aprendan los rutinarios. p. VRA final, apuntemos la llegada á Cádiz en el vapor Mmucel Calvo de los cañones y municiones de artillería que quedaron abandonados en la isla de Puerto Rico. Esta es la última página de la triste leyenda. Nada más melancólico que los cuerpos exánimes de esos pobres cañones, apilados en un muelle como fardos de comercio. ¡Ojalá tengan mejor suerte en la madre patria! HAI- CHANG (M A N C H U K I A LLEGADA DEL GKNi R. iL RUSO L I N I W I T C H Photo Nouvcltcs