Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
J ef Ul- que liurü; pui q a t la vista clava en remota región anegado en llanto? ¿Qué le roba su reposo? ¿Qué sordo huracán le azota? ¿Qué motiva su quebranto? Honda, hondísima es su pena; de las héticas regiones donde Alá besó su cuna, lo han arrojado á la arena del África las traiciones de la contraria fortuna. Por eso sufre sin tasa; por eso inclina la frente lleno de pena infmita; por eso en llanto se arrasa; por oso llora el doliente conturbado nazarita. Llora su alcázar labrado cun neblinas y colores en sorprendente armonía, en donde el Arte ha engarzado con prodigiosas labores sus joyas de más valía. Llora sus frescos jardines, donde libró tantas veces tantas amantes batallas; sus techos de cedro y plata y sus cornisas de encajes. Sus baños alabastrinos, sus preciosos azulejos del arte oriental orgullo, sus estanques cristalinos, sus tintas y sus reflejos, sus auras y sus murmullos. Ya no hollarán más sus plantas el harén en que liviano le dio el goce su trofeo: en donde delicias tantas gustó; donde soberano sació siempre su deseo. Ya el sol, al bañar la tierra, él no podrá sus miradas espaciar por sus verjeles, y las cumbres de su sierra eternamente adornadas de nítidos alquiceles. Ya halla sólo en el abrigo que el litoral africano brindara á su desventura, desdenes en el amigo, compasión en el hermano y esquivez en la hermosura. Por eso, por eso llora el infeliz agareno y es tan triste- su mirada sobre una. duna que dora un sol de rigores lleno junto á una mar abrasada. ARTURO BEYES Bajorrelieve de CouUaut Valer