Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESPAÑA NUEVA LA CASi DE CORREOS DE BARCILOM un nuevo y magnífico edificio que acaba de construirse y que reúne todas las condiciones necesarias para el buen cumplimiento de los mvíltiples y complejos servicios que hoy deben llenar estos establecimientos. En esto, como en otras cosas, Barcelona se ha adelantado á Madrid, cuya Casa de Correos carece de las más necesarias comodidades. Verdad es que, segrin cuentan, ahora vamos á estropear ó á arrasar los Jardines del Buen Retiro, en lo mejor de Madrid, para instalar allí una nueva Casa de Correos que quizás nuestros nietos vean concluida. La de Barcelona está situada en uno de los mejores sitios del ensanche, en la plaza de Urquinaona, con vu- ilta á DESPACHO DEL ADJIIMSTKADOR CENTRAL la calle de Junqueras. Es un edificio amplio, ventilado, capaz, con magnífico patio en donde se reúnen todas las dependencias que tienen relación directa con el público; con ascensores hidráulicos para subir y bajar la correspondencia, grandes ptí- r mi WBÍ m m i- ss sdi mÉm ROTONDA CENTRAL, DONDE SE HALLAN LOS SERVICIOS P A R A S L PÚBLICO CASILLEROS SISTEMA AMERICANO EN LA ROTONDA CENTRAL CARTERÍA. DISTRIBUCIÓN DE LA CORRESPONDENCIA POR BARRIOS salones para sellar, certificar, formar paquetes y distribuir; departamentos especiales para la Prensa, etc. etc. Una de las novedades que llaman más la atención es el armario casillero á la americana, instalado por iniciativa del celoso administrador principal D. Eduardo V e r d e g a y Este armario es el único de su clase que existe en España: contiene n o casilleros con portezuelas de bronce dorado y crústal, y de ellos pueden los suscriptores á los apartados recoger por sí mismos su correspondencia, lo cual es ventajoso y cómodo, para los comerciantes en especial. En suma, la nueva Casa de Correos de Barcelona representa un gran adelanto digno de imitación, y por lo bien organizados que en ella se encuentran todos los servicios, merece plácemes su director, el ilustrado funcionario Sr. Verdegay y el inteligente personal á sus órdenes. FOTS. M. CREMÓS