Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SEGUNDAS Y TERCERAS MEDALLAS I Ulw hM l V- JÍ (PIKTUB. A MURAL) sico, el japonés, el greco- fomano, el barroco, etc. pero cada uno de ellos se ha creado una especialidad y de ella no sale. Solamente á la pluma y el pincel de Arija los he visto prontos en toda ocasión, con rapidez de repórter y con delicadeza de miniaturista, á trabajar en dibujo ornamental, á veces arquitectónico, á veces pictórico, á veces escultórico. Tan vasta é importante obra bien merece la recompensa obtenida, cuya justicia reconoce todo el mundo. i; Terminemos ya esta fatigosa enumeración como la hemos comenzado: declarando la escasa eficacia de las Exposiciones trienales, tal como están organizadas. En esto deben pensar los artistas y los ministros de Instrucción Pública y Bellas Artes, por lo general tan poco atentos á esta segunda deE V Á R E L A CARTEL nominación de su cargo. Valdría más, sería más (Segunda medalla) útil un Salón anual con recompensas poco aparatosas y sin efectos oficiales como los que ahora dan origen á la funesta carreV. BROSA ra en pelo tras las medallas y produ. cen tan flagrantes injusticias cual las Y ESPEJO (IMITACIÓN) notadas; un Jurado que no se compusiera exclusivamente de artistas mili- JARRÓ: Í Segunda medalla) tantes; un local más pequeño. -ico y más agradable... habría, en fin, qtie evitar- V, -losiciones fuesen almacenes de cuadros maimontonados sin conciencia y fatigosos de i w ¿r- 7 T: A D Í A Z LO? MOSQUITOS tTei- cera medalla)