Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PRIMERAS MEDALLAS el delicadísimo grupo Tras la iliisión, la linda Florecilla silvestre, la Náyade, todas son obras de positiva importancia, bocas que alientan, ojos que miran, cerebros que discurren, corazones que sienten. No hay en ellos nada de modelo, nada de imagen convencional y rebuscada, nada tampoco de bibelot ó bujería para adornar mesa ó consola. El de Blay es un arte serio, fundamental, sin concesiones al gusto áel filisteo pagano, sin fáciles halagos para el afán que la muchedumbre siente en todas partes de ver monadas. Los artistas votantes, influidos por esto ó por lo otro, no han sabido ver lo que puede notar cualquier observador desapasionado como el que esto escribe, que ni conoce á Blay, ni le ha visto en su vida. No por esto se crea que estimo como poco respetable el gran esfuerzo que representa el grupo de Neróny Séneca, del veterano escultor D. Eduardo Barrón, que posee con justicia eso que en el teatro y en el Congreso suele llamarse autoridad. Es un grupo bien pensado, quizás pensado en demasía, tal vez sobradamente literario. No sé por qué, evoca imágenes del Congreso y de la escena teatral. Y es que volvemos á las andadas. Romanos padecimos durante años y años en la pintura, y romanos seguiremos padeciendo en la escultura, como si en este arte, que es todo vida, pudiera prescindirse del TÍvir actual, tan variado, tan movido, tan escultórico. Es un caoo verdaderamente peregrino é inexpl cable éste de que 1 ¡MIGUEL Á N G E L T R I L L E S Autoroti- ato en baiorreücvc. los escultores se inspiren más en lecturas que en la vista directa y franca de la realidad, y esto me hace sospechar que tal vez no encuentren nada sólido, nada estatuario en lo que hacemos, y sí más bien lo hallen en lo que escribimos. De todas maneras, por lo que hace al Sr. Barrón, á pesar de haber escogido un a. sunto tan trillado, le salva un gran dominio de la técnica y una clara concepción de los personajes, que sin duda están tomados de Castelar (antes Tito Eivio) y no del Quo vadis. Más teatral y escénico es todavía el grupo de Persea y Andrómeda, de D. Miguel Ángel Trilles. Es el señor T r i l l e s un cuidadoso modelador. ¿Por qué escoge asuntos tan antipáticos y trasañejos? ¡Perseo y Andrómeda... ¿Qtié significa eso para los hombres del día? ¿No siente el señor Trilles miedo de que uno de los mineros de Blay levante el mazo y haga añicos á la doncella encadenada, á su valeroso libertador y al hórrido dragón de la leyenda? Menor error que el del Sr. Trilles me parece el del Sr. Monserrat, cuyo grupo Al inercado, niucho más pictórico que escultural, tiene grandes, bellezas de ejecución. Es cierto que le falta línea, como han dicho algunos críticos fáciles, y que en él hay cierta confusión; pero, en cambio, tiene mucha vida, mucho interés, que en otras obras académicas fal- tan por completo. Con segundas meaallas han sido premiados el Sr. Castaños, cuyo grupo Al harem parece la obra de un tallista ilustrado que ha visto muchas odaliscas en diferentes zarzuelas; D. Miguel Oslé, que en su Inspiración demuestra más de sfeque de estudio y observación delnatural; D. Enrique Marín, pensionado en Roma y menos afortunado que sus compañeros los pintores, aun cuando deba apreciarse en mucho el empeño que en M. A. T R I L X E S prRSEO Y ANDRÓMEDA