Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PRIMERAS MEDALLAS ESCVLTVRA muchos los esta ExS I posición de en laáexpositores premiados en bien piny anteriores han quedado tando y esculpiendo, lo que es votando, es decir, ejerciendo la misión más delicada, la que demuestra más conciencia profesional y artística, nadie liabrá que no los juzgue dignos de acerba censura. Aparte las obras que lian traído los jóvenes que no aspiraban á la medalla de honor, ¿hay en la Píxposición muestras de una labor tan intensa, tan humana é interesante como la de Blay? Usos desdichados que osaban oponerle el nombre del Sr. Muñoz Degrain, ¿tenían conciencia de lo que hacían? Si aquí, en España, todo está corrompido por el caciquismo y las recomendaciones, ¿no han de verse libres de semejantelepra ni siquiera los hombres sanos, los jiintores y escultores, cuyos méritos están ó deben EDUARDO BARRÓN estar á la vista, y que no consiguen ó no deben conseAutorctrato en bajorrelieve. guir altas posiciones y recompensas por medio de obscuras maquinaciones y de componendas de politicas ro? Por estos caminos no se llega á otra cosa sino á que el pueblo pierda la confianza en sus artistas, como ya la lia perdido en sus políticos, en sus generales, en sus hacendistas, etc. Si en materias de arte se prescinde de la buena fe y por atender indicaciones de familia, de tertulia ó de compadrazgo, se llega al risible caso de que á un escultor como Blay, estimado y recompensado en toda Europa, le postergue un señor paisajista, no sé si viejo ó avejentado, para quien montes y cielos, casas y hombres son cosas hechas de nácar, de concha, de lapislázuli y de otras materias raras, ¿dónde vamos á parar? La autoridad moral de los pintores y escultores claro está que se gana pintando y esculpiendo bien, pero parte de ella se pierde votando mal, porque quien demuestra un escepticismo tan grande como el significado en esta ocasión al parangonar obras con obras, ¿trabajará con sinceridad y buena fe siempre? Todas las obras presentadas por Blay en la Exposición son igualmente grandiosas en cuanto á la idea, intachables en cuanto á la factura. El trozo del monumento á D. Federico Rubio, que algunos han juzgado como si le hubieran visto entero y en su sitio; el ciclópeo grupo de Zos mineros, que es la construcción más sólida y sosegada, la de más soberbio reposo que hemos vi. sto en estos últimos tiempos; E B A R R Ó N NKHÓN Y SÍ. NECA