Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PRIMERAS MEDALLAS Sil r I kl i Vl- E. CHICHARRO, EL POEMA DE ARSIIDA Y REINALDO calciílando el efecto que cada pormenor h a de producir en el público. Pintar un cuadro así presupone larga y atentísirna meditación, claro y general concepto filosófico de la vida, inspiración constante y no momentánea ó alternativa, puro amor al arte y valentísima despreocupación de lo que puede gMstar ó no gustar al burgués ó al aficionado trivial, t o m p á r e s e esta obra tan pensada, t a n masculina, tan varonil, con los modelos de la pintura zarzuelera que hace veinte 3 aun menos años se llevaron las primeras medallas, es decir, con aquellos cuadros de tenor ó de tiple con coros, generalmente desafinados, y se verá si el progreso es grande. Vea este cuadro D. Joaquín Costa y afirmará que, por lo menos en arte, vamos europeizándonos más que de prisa. Vea también el elegante, el poético, el primoroso tríptico de Chicharro, y admirará otra personalidad distinta, no tan vigorosa como la de Benedito, pero sí muy digna de atención y de respeto. Cada cual elige el poeta que puede: Benedito interpreta á Dante; Chicharro á Torcuato Tasso. Los dos merecen plácemes; los dos son dos artistas geniales; el primero más pictórico; el segundo más poético y aun diré que más musical. El tríptico de Chicharro merecía ser expuesto aparte, en u n salón cortesano; merecía zma audición, y bien fácil era realizar este pensamiento si aquí hubiese buen gusto y u n teatro pequeño y una pequeila orquesta que supiera interpretar ante el tríptico la Armida AA caballero Glück. ¿Qué opina de esto Santiago de Médicis, digo Rusiñol? ¿No sería un espectáculo más agradable y más artístico que un almuerzo en los Viveros, una fiesta en que alguien leyese las áureas estrofas de X a. Jerusalén, y alguien ejecutase las áureas melodías de Glück ante las ninfas áureas de Chicharro... Otros dos jóvenes briosos y resueltos siguen casi al mismo paso que los mencionados: Alvaréz de Sotomayor y Bermejo. ¿Os acordáis de aquel Gonzalo Bilbao que pintó el paisaje clásico de Dafnis y Cloc? Pues ved reapa- M. BENEDITO. CANTO VII DKL INFIERNOS DE ÜANTF.