Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
p i popular diario parisiense Le Matin organizó días pasados una carrera del Ejército es decir, una marcha á pie, en la cual debían tomar parte soldados y oficiales de todas las armas. Fueron inscritos unos dos mil concurrentes, que, divididos en grupos, se reunieron en la plaza de la Concordia para hacer tm recorrido de cuarenta y cinco kilómetros, pasando por Nanterre, Chatou, Saint- Cloud, Boulogne y otros puntos, hasta volver á París por la plaza de l Alma, etc. terminando en la Galería de Máquinas del Campo de Marte, donde estaba reunido el Jurado militar encargado de comprobar las velocidades y adjudicar los premios. El vencedor en la carrera ha sido un soldado del regimiento 149 de Infantería llamado Girard, una especie de ave zancuda én forma aproximadamente humana. El hombre recorrió los 45 kilómetros en cinco horas, diecinueve minutos y cuarenta y ocho segundos, sacando solamente doce segundos de ventaja al soldado Conat, que leseg uía. Muchas cosas lamentables ha habido en esta carrera, que en verdad no ha demostrado nada importante, pues las marchas colectivas son las que significan algo, y de éstas las hay mucho más notables en la historia de nuestras guerras; pero lo peor es que cuatro soldados de los que tomaban parte en la carrei a han fallecido á consecuencia de congestiones producidas por el calor, y más de doscientos tuvieron que ser axixiliados por las ambulancias que recorrieron todo el camino constantemente. O AST. 4 NTE más agradable y simpática ha sido otra carrera á caballo ó rally paper organizada por la sociedad hípica El estribo, con el concurso de la Sociedad de Guías. Un rally paper no es más que una larga carrera en que el jinete que va delante, sin sujetarse á ningún plan convenido, va dejando en pos suyo una estela de papelitos de colores que sirve para guiar á los caballistas, quienes le siguen al través de obstáculos, realizando contramarchas inesperadas y no previstos prodigios de agilidad y destreza, saltos de vallas, arroyos, etc. Es un. espectáculo curiosísimo, y se comprende el interés que despierta. En esta prueba de que hablamos, y á la cual asistió en hermosos maüs la mejor sociedad de París, obtuvo el premio el capitán de Caballería Mr. G. Héctor. D A R Á no hablar más que de carreras, terminamos la gacetilla con el presentimiento de otra carrera en pelo que van á llevar los rusos si prosiguen las manifiestas rivalidades ó disparidades de criterio entre el general Kuropatkine y el almirante Alexeieff. En el momento en que escribimos estas líneas, aún está el primero de esos señores en su cuartel general de Liao- Yang, que pueden ustedes ver; pero no sabemos si precisamente esas tropas japonesas que desembarcan en Pi- tse- uo, según se ve en la fotografía, se hallarán ya á estas horas en Eiao- Yang y no habrán dejado ni restos del tal cuartel. 1. ZUAVOS Y TURCOS ESPERANDO LA HORA D E SALIDA EN LA PLAZA DE LA CONCORDIA, 2 FL SOLDADO GIRARD, VENCEDOR EN LA CARRERA DEL EJÉRCITO 3 LA SALIDA DE LOS CORREDORES Fot. ChitssiMU Flav cns