Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FH STA historia, como no es cuento, no puede comenzar por la consabida fórmula d e Había tina vez... No; no diremos que había una vez, sino que liaj ha habido y habrá muchos niños pobres, que no tienen más que el día y la noche; y haj también, ha habido y habrá bastantes niños ricos, cuyos papas gastan en juguetes y golosinas para esos niños mucho, mucho dinero. No vaya á figurarse quien esto lea que predicamos para que los papas de los niños ricos no gasten sus cuartos enjugúeles y golosinas, porqiie entonces ¿de qué iban á vivir otros padres de familia que se dedican á hacer muñecas, carritos, caballitos, aros, etc. y cómo iban á ganar el santo pan cotidiano tantos buenos confiteros y pasteleros como haj en el mundo? Además, nos parece muy bien que los papas ricos estimulen la aplicación de sxis hijos comprándoles juguetes; y si estos juguetes son á propósito para desarrollar el cuerpo ó aguzar el ingenio de los chicos, tanto mejor. Ahora, lo que nos parece mal es que haya, como hay, niucnos papas y mamas aficionados á hacer creer á sus hijos que el mundo es una reproducción fiel de las conocidas aleluyas de Jauja. De ningún modo es útil fomentar la ilusión en los pequeños para centuplicar después el desengaño en los grandes. Conviene hacer saber á los niños pudientes que hay otros muchos niños pobres, desamparados y tristes; conviene que el rico, desde pequeño, se aproxime al pobre, sopeña de que cuando ambos lleguen á hombres sea el pobre quien se acerque al rico con malas ideas. BITANGO Y NEGRO propuso hace tiempo á ios pequeños lectores de Gente mentida el siguiente proyecto, que esperamos ver coronado de éxito satisfactorio: Tratamos de adquirir una, dos, veinte, ciento ó más cartillas de cien pesetas de la caja de Ahorros para otros tantos niños pobres que nos sean indicados por nuestros lectorcitos, siempre que cada uno de éstos, al decirnos que desea ver agraciado con una cartilla á otro niño pobre, tenga la bondad de enviarnos uita peseta sacada de su hucha. Como la cooperación realiza maravillas, esperamos reunir una cantidad de pesetas suficiente para que no sean pocos los agraciados; y claro está que entre los propuestos por nuestros lectorcitos se verificará un sorteo solemnemente en esta casa de BI, ANCO Y NEGRO, con asistencia de todos los niños que hayan contribuido á esta caritativa demostración. El plazo para la admisión de propuestas oara el concurso de La hucha del niño ríe termina el día 20 de Junio. Los nombres de los niños donantes serán publicados en un número de BLANCO Y NEGRO, así como los nombres de los agraciados con cartillas. Creemos intentar con esto un ensayo de aproximación y solidaridad infantil, cuyos resultados morales pueden ser aún de mucho mayor importancia que los materiales. No está bien que al niño rico se le habitúe á olvidar al niño pobre, ni á éste se le enseñe á odiar al niño rico. Todos, ricos y pobres, somos hijos de Dios. Mostremos desde pequeños que sabemos ó queremos aprender la ciencia más difícil de todas: la de la confraternidad humana. B. Y N.