Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL DERVICHE (D E VÍCTOR HUSO) Jlli- 2 ajá pasaba: ¡os grandes, los pequeños, á ras de sus esfríbos doblaban elpeseuezo. J ¡la h grihban iodos. 3) e pronio un pobre viejo, un flaoo a andrajoso deruiehe, fus á su enauenfro; defuüo por las riendas al rozagante overo, y con Mí encarándose, hablóle en estos términos: Mí, Sol de los soles; Saja noble y excelso, que en el Siván ocupas privilegiado asiento; tú, cuya fama crece, llenando el universo; Visir del que te sigue disciplinado ejército; reflejo del Califa, que de S) ios as reflejo: no eres, Jllí, otra cosa que un despreciable perrol sepulcral antorcha fu resplandor siniestro; rebosa, cual de un aállz hasta los bordes lleno, tu cólera terrible sobre tu pobre pueblo; cual hoz sobre las mieses, brilla sobre él tu acero; y por fundar tu alcázar en sólidos cimientos, con sangre suya amasas sus quebrantados huesos. Mas ya tu hora ha llegado: Ja nina ya está abriendo r 5 (f i AÍ la tumba que entre escombros recibirá tu féretro; te condenó á la argolla Dios justo, y te contemplo allá, en el más profundo rincón de las infiernos, al árbol amarrado, en cuyos ramos negros, ariscos y medrosos cobijanse los reprobos. S ¡esnuda y temblorosa caerá tu alma al averno; y en el papel do escritos están tus malos hechos, los nombres de fus víctimas Satán te irá leyendo. Snsangrentados, mudos, sus pálidos espectros te acosarán en número mayor que ¡os lamentos que arranquen á tus labios la cólera y el miedo. i Jío te valdrán entonces, Jllí- Sajá soberbió, fu poderosa escuadra, ni fu castillo enhiesto, con sus cañones broncos y sus veloces remos; ni escaparás al ángel que aguarda á ios que han muerto, aunque tu propio nombre, como el judío abyecto, lo ocultes y lo cambies en el postrer momento. J ií- 2 ajá llevaba, bajo el caftán espléndido, su alfange de Damasco, su yatagán de jpjepo su carabina y cuatro pistolas de repuesto. Oyó hasta el fin la arenga de aquel derviche; luego bajó la adusta frente, desarrugando el ceño, y le entregó el lujoso caftán al pobre viejo. TEODORO L L Ó R E N T E D I B U J O DE Z A P A T E E