Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MAYO Y SUS REFRANES p L mes pasado vimos que los refranes nos pin taban á Abril como galán romántico, largo en prometer y fiar, dicharachero y alegre de cascos, nada firme en sus palabras, nada resuelto en sus obras. Mayo, en trueque, tal como le pintan los refranes, no es prometedor, sino donante; no fía, sino regala; no habla, sino cumple. Por eso á recibirle salen mozos y mozas coronados de flores cantándole el refrán- estribillo: Enhorabuena vengas, Mayo, nublados? Entonces la alegría es general, y unos el fnejor mes de todo el año. dicen mirándolas nubes: -Mayo pardo, señal de buen Y á la algazara del canto y bailoteo de mozos y año; y otros mirando al suelo: -En Mayo lodos, espigas en Agosto. Naturalmente, no faltan descontentadizos que habían de quejarse aunque lloviese oro líquido, y 2 éstos son los que, si ven llover más de cuatro días seguidos, refunfuñan meneando la cabeza; Mayo hortelano, mucha paja y poco grano; Ó bien aquello otro de Mayo imry lluvioso, en el campo feo y en la huerta hermoso, porque hay terrenos muy livianillos que se enaguazan con cuatro gotas y en ellos presto mozas responde el estruendo claro y triunfador se pierde la cosecha, mientras que las tierras mide las trompas de caza qne inunda las encinadas gosas, como de huerta, reciben de buen grado y los rebollares, altisonando: Primer día de Mayo, corre el Icio y el venado, orqxxeel brío de la primavera enardece á los perros y les hace arrear valientemente en pos del lobo que está pesado, harto de gazapillos tiernos y quizá de corderos lechales, y detrás del venado á quien le arrastra la barriga de tanto verde como ha comido. Para el labrador, Mayo es un reposadero entre las últimas faenas invernales y las primeras durísimas del verano. toda el agua que Mayo las eche y hasta una poEl labriego, en Mayo ve el campo vestido de quita de Junio. espigas y la viña entoldada de pámpanos y el Es, en suma, para los labradores el mes definitivo, el mes crítico. Todo lo bueno ó todo lo malo, Y fW- VVs en Mayo es cuando ocurre. Por eso dice otro proverbio: Buen año, mal año, gavillas en Mayo; al que suele añadírsele esta coletilla: pero en el mah, muchas gavillas y poco grano. Porque no viéndose favorecida la tierra por el agua de Mayo, sigue creciendo la paja y se forman espesos gavillares, pero la grana no vale u n pitoche. Mucha filosofía encierra también otro refrán olivo cuajado de flores, y dando gracias á Dios, que dice; Más vale zm habar en Mayo que un amigo en se limpia el sudor de la frente y exclama satisfecho como quien ha cumplido todos sus deberes: todo el año. Montaigne y el padre de Doña Oliva Sabuco Cava, labor y barbecho, en Mayo está hecho. Y el gañán, soltando las muías en los centenos de Nantes, que con tanto acierto discurrieron verdes, que casi les tapan las orejas, dice mientras acerca de la amistad, no conocían este refrán. Tal deja el arado en la barbechera: Are quien aró, que ya vez ellos tuvieron mucha suerte con los amigos; Mayo entró. En tanto los pastores, como al entrar el calor no se puede conservar la leche de un día para otro, lo cual dificulta su venta, se afanan y ajetrean y pasan lo más del día en los esprimijos, haciendo que o y cuajada y refocilándose con enormes horteradas ó escudilladas de suero fresco. Y el amo, que recoge los quesos tiernos, los deja unos cuantos días colgados en una tabla para que se aireen, y cuando ya están secos y pero si en estas materias hubiera un referendum, creo que votarían en favor del habar y en contra de los amigos hasta quienes no gusten de las habas. Y para rematar con una sarta de refranes higiénicos vulgares, repitamos todos los referentes á privaciones ó precauciones propias de este mes y de los tres siguientes: En los meses que no tienen err no te asientes en el yerbe ó no te arrimes al terre, ó ningún pescado priicbes, y el pez de Mayo á quien te lo duros los mete en el tinajón del aceite, exclaman- pida dalo, y d quien en Mayo coíne la sardina, en Agosto do con profunda iVíO oiiz. El queso de Mayo, guardallo. pica la espina; aforismos higiénico- pópulares tan le ¿Que en este mes amanecen unos cuantos días tontos como los de la Higiene sabia y erudita. B. Y N.