Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
aii ¡m? i m á s simpático y misít rioüo fjlie la foca? ¿V t r d a d q u e parece un si: ñ jr q u e s t h a metido cii un pellejo de VÍiiO y asojua la cabeza por cl agujero? jQuc ojos tan hermosos y tan huTUauo, s kis stiyosl Diríais q u e os está mirando conln misma atenciifni cou q u e Eiiran los profcsorc- s d e ma etiío, ¡Y q u e bigotes tan respetables y que calva tím autorizada la de la focal Cuando tú J u a n i t o y tú, Pepito, VOIVÍÍTS d e a Casa d e Fitraíí y a g a r Aiü un hípiz y papel, a se sabe q u c lodoü cuautos aui males dibujáis. lUás q u e animal ES parecen ptr: on: is: el león t i e n e O X O C T U S UU sita á d a r la lata á vuestra faniilini, ó eou otro señor senador q u e toiív mucho, ó con el itotarEo de Ja casa, Total, q u e la foca siempre recuerda á u n a persona de nuestra familia ó d e nut- slras relaciones, Pero, ademas, sí os fijáis un poco, veréis en la foca u n a porción d e cualidades maravillosas y diíjuas de iuiitaeióuH Por lo proTJto. es nn animal qvie p u e d e vivjr y vive, lan proutu en el aji uív como en la tierra. P a r a salir adelante en el mundo, conviene saber a n d a r por la tierra, a u n cuando n o l e n a uno pies, que es lo que le píisa á la foca, y saber nadar... y g u a r d a r la ropa. Hsto ya lo comprenderéis cuando seáis ntayorcitos. P a r a n a d a r con t o d a comodidad, como la foca tiene ninelio vnlujucn y poco peso, i q u e no sab 5 ¡s lo q u e liaec? Pues va y se t r a a íin i porción d e píedrii: que le sirven para a u m e n t a r u peso y d t s l i z i r s e por las a uas sin trabajo- Ksu mismo debéis b; Lcer vosotros c u a n d o os CC 1 K Í á n a d a r por e. sos m u n d o s picaras q u e lleva en ej estoniai- o la loca le cstornarian para a n d a r por quiciro halir dul ai ua las suelta bonilaintntc, ijucdilndofic otra ve: t libera: cijcmplo que debenioü sey uir 3 q u t íís recouiicndii, porque d e n a d a os ter Írá el q u e os hayáis atibítrrado de Geo rafia, de CríLmática y de Historia, si no sabéis s o t a r todo eso á tiempo, cuando h a g a falta y sea oportuno. Por último, debéÍ! i saber que las niainís y lo.i papas de las focas n o son tan complacientes y cariñosos como los vuestros, l n cnanto una foqnita pcipicjia tiene seis ó siete meses y deja de mamar, sU papá y su juaniil le echan uu senuoncito moral y le indican la necesidad de q u e se busque la vítla por otro lado, sin más mimos uí contemplaciones, y p a c i a s ú este prudentísimo régimen, no h a y entre las foca. ni la mitad de ji 5 venes perdidos y h o ¿a a n t s q u e cutre los hombres.