Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
imuMHimmuiin n i ij wcBgwwBiiffB PCTWWWHWiWBaiB tiOTICIAS RARAS Y CURIOSAS. tfi iytoh fM itM ü R i o s o es ver ahora cómo se escribían antaño los periódicos, y lo más notable sin duda do toda lo que componía el texto son las noticias ó gacetillas sueltas que publicaban, porque ellas liacen revivir los sucesos y muestran la manera de pensar y de sentir de aquellos tiempos, pasados por fortuna. Tan estupenda y famosa noticia como la que va á continuación fué publicada en el númei- o 9 de la Relazion ó Gazeta de algunos casos fartictdari s assipolíticos como miniares, X. C, e t c e n c i a ñ o 1661, p r i m e r o d o su aparición: A VISAN- de Presburgo, corte del reino de Hungría, que (según cartas de 30 de Mayo) se liabía visto en el cielo, al salir el sol, junto á su disco, tina estrella ó cometa muy refulgente, que despedía de sí tanto esplendor, que casi oscurecía los lucientes rayos del mayor luminar. Y un poco desviado del cometa, se veía un terrible Alfange de color encendido, y debaxo una Cruz con quatro bracos muy claros y resplandecientes. Viéronse asimismo á la parte del Mediodía otros tres Alfanges menores que el primero; el uno parecía estar sobre el reino de Persia; el otro sobre el de Suecia, y el último sobre la provincia de Dalmacia; y á poco se vieron todos tres Alfanges juntos ir en seguimiento de la Luna, que esa permanecía verdaderamente en el cielo, y parecía ir liuj- endo de ellos á la parte del Poniente; y entre unos y otros Alfanges se oía estruendo de batalla, vozes y ruido militar en el aj re por muclio espacio de tiempo. Cuyas visiones se fueron apagando poco á poco: primero los Alfanges, después el cometa, y á lo último la Cruz. Sobre este asunto lian escrito varios discursos los Turcos y Alemanes, algunos de los cuales se lian impresso en Hamburgo, y todos concuerdan en que han de tener los Reyes y Príncipes Christianos de la Liga católica que nuestro Santíssimo Padre Alejandro Séptimo está al presente convocando contra los pérfidos Mahometanos, de que ha de redundar la total destrucción y ruina del ImperioOtomano. fariedades ¿le Ciencias, Artes y Literatura, de 1805, daba dienta en uno de SUS números de la aparición en los jardines de Fontainebleau de una vívora llamada áspid que tenía aterrorizadas á las gentes de la comarca. J o hay persona en Madrid que no se ocupe de la conspiraciórt magna de estas noches pasadas; y como nadie está en situación de decir qué es lo que ha habido, es g racio. sísima la variedad con que cada uno refiere el gran suceso; todos repiten: el gobierno lo sabrá. Lo único que se ha averi. guado positivamente, es que se mandó á las doce, á los serenos, echar cuatro onzas de aceite por farol, y por esta circunstancia se le llama ya al peligro que la otra noche corrimos, La conspiraciÓ 7i del aceite. De El He 7- aldo de 14 de Noviembre de 1842. C E dice que ciertos capitalistas piensan obtener privilegio para establecer un pozo artesiano en la plaza Mayor para abastecer de aguas á esta corte, que tanta escasez esperimenta en los meses de verano, y cuentan con que su agua tendrá mucho consumo dándola á precios módicos. 20 de Octubre 1842. F l- día 2 de este mes, á las once de la mañana, estrajo á la Reina Doña Isabel I I D. Melchor Iba rrondo, dentista de S. M. y A. un diente que había nacido doble. S. M. sufrió la operación con un valor sorprendente, no se quejó, y sólo dijo que tenía miedo; el operador fué aplaudido por los circunstantes por la delicadeza con que llevó á cabo tan deseada é interesante operación, y recibió gracias de S. M. y A. Julio de 1842. C E ha dado una orden para que álos alabarderos al tieiijpo de entrar de guardia se les dé una peseta. A esta noticia, publicada por El Peninsular á mediados de 1842, añade como final El I- Ieraldo: A bien seguro también que, aunque se ha dado la orden, no se da la dichosa peseta. p ASAN de 2.000 las órdenes de embargo y destierro que se han decretado recientemente, á propues ta de los gobernadores civiles de las provincias. El Globo, I.o de Agosto de 1875. PnL calor aprieta. Por cuya razón, después de haber sudado mucho para escribir este artículo, hemos determinado que el último número de La Gorda salga vestido de blanco. Y así salió, efectivamente, el referido número suplemento en Junio de 1870, para evitar que la censura tachase originales, que el Gobierno mandase gente á la cárcel y la partida de la Porra hombres al nospital ó al cementerio. ROBERTO D E PALACIO I