Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Marinoni, propietario del Pctit Journal, y uu gran mecánico, Derriej Y así la Prensa se abarató, nniversalizó sil esfera de acción, alcanzó las enormes tiradas que hoy consiguen los diarios populares franceses, ingleses y americanos. En tanto, había cesado la es, clavitud de la palanca y del velante. Los motores de vapor, primero; después los de gas hidrógeno; por último los eléctricos, manumitieron en buen hora á los míseros siervos que antaño gastaban s u s fuerzas ininteligentes en dar vueltas al volante ó á la palanca; j el uso de los motores aceleró inconmensurablemente la marcha de la máquina tipográfica. Mas no bastaba acelerar lo, procedimientos de tirada. Era n e c e s a r i o obtener la misma IMAQUl. N A PIíRFECClO- VAUA CON MARCADOR ADTOMATI- GO DE PLIEGOS presteza en los de composición. Libertado el siervo de la palanca, era menester libertar al siervo de la letra y del componedor: y entonces, aj er, como quien dice, se inventó la maravilla de las maravillas tipográficas, la máquina de componer: prim éro la Lineotipia, que compone por líneas de igual medida, ordenando las letras para formar la línea y distribuyéndolas después automáticamente; de. spués la Monotipia, aparato al cual no le falta más que el habla, pues en él, colocado el tipógrafo ante un teclado, va formando y combinando los tipos uno por uno á su antojo, variando las medidas, haciendo recorridos, ete. Pero llegó un momento asimismo en que la Prensa no creyó contentos á sus lectores con la información literaria es- 2.I AQUINA ROTATJVA. TIPO i l O D E R K O crita, y pidió su ayuda á las artes gráficas, pai a que si alguien no tenía paciencia ó tiempo para leer, contemplase el rostro del personaje célebre, el aspecto de la escena de actualidad, del cuadro ó de la obra artística en boga. Los procedimientos para ello en la primera mitad del siglo pasado eran exclusivamente dos: el grabado en madera y la litografía, ambos lentos, costosos y de escasas condiciones industriales. Defendiéronse, no obstante, con uno y otro los periódicos ilustrados y los satíricos de publicación semanal ó quincenal. No pudieron aprovechar para nada tales procedimientos los periódicos diarios, y como siempre, la necesidad forzó el ingenio. En los veinte últimos años del siglo x i x se perfeccionaron por conipleto los procedimientos de reproducción directa en metal, se generalizó la zincografía ó grabado al ácido en plancha de zinc, que inventara el inglés Toowey, y se industrializó el fotograbado directo y de línea. El invento del fotograbado y la altura á que hoy se encuentra este procedimiento puede asegurarse que se deben á la Prensa, toda vez que para las necesidades del libro y de la estampa eran bastantes todas las clases del grabado en madera ó en metal antes conocidas, el agua fuerte, la litografía y la moderna fototipia. Prueba patente de ello son las pruebas de fotograbado en colores, tan conocidas por los lectores de BLANCO Y NEGRO. Para que éstos formen idea de los efectos de la superposición de colores, incluímos en la página precedente una muestra de las cuatro tiradas que exige un grabado de esa clase para copiar, sin más que cuatro tintas, todos los variados matices de la paleta más rica de un colorista consumado, T E C L A D O DK LA M O N O T I I MÁQUINA D E COMPONER