Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 A visita del presidente de la República francesa á Roma ha sido el acontecimiento internacional de mayor importancia en los días pasados. Grandes motivos tienen, por cierto, los franceses para estar contentos con su Monsieur IvOtibet, y no menos que con él, con su ministro de Negocios Extranjeros Monsieur Delcassé. El que los triunfos de la diplomacia francesa nos duelan, no ha de ser óbice para que reconozcamos el talento y la habilidad con que Delcassé ha logrado en pocos días dos considerabilísimas é importantes victorias: una el tratado con Inglaterra y definitivo arreglo de la cuestión de Marruecos, en el que nuestros diplomáticos y gobernantes han mostrado una vez más su falta de penetración; y otra, el gran éxito logrado por Eoubet en su visita al rey de Italia. I as aclamaciones entusiásticas con que los ciudadanos romanos han recibido al Presidente son elecuentísima prueba de que la tan temida Triple Alianza va deshaciéndose como un fantasmón inservible. I- l A habido una época en que todos los halagos fueron para el Kaiser alemán; ahora todas las caricias son para Inglaterra; y aun Francia, desentendiéndose de todo romanticismo político, será capaz, si le conviene, de dejar en la estacada japonesa á su grande amiga y aliada Rusia. Inglaterra dirige, y cartuchera en el cañón. Entretanto los japoneses van introduciéndose por todas partes en Corea. Entre multitud de fotografías de la ocupación, escogemos una referente á la entrada délas fuerzas japonesas en Ping- Yang. ONOcfAMOS ya una infinidad de carreras y de campeonatos, pero nos parece absolutamente n u e v o el campeo- nato del caballo de caza, Organizado recientemente por la sociedad hípica El estribo en el hipódromo de Achéres y en el bosque cercano. El recorrido era de 40 kilómetros, con multitud de obstáculos, vallas, arroyos, zanjas, etc. y trayecto de 20 kilómetros por veredas entre el boscaje. T, os caballos partieron porparejas, resultando vencedores Sonday, del conde de Vallon; Oly Man y No Match, de la duquesa de TJzés, que recorrieron la distancia en una hora y cincuenta y seis niinutos. 1. IIOUSIEUR LOUBET Y SU COMITIVA EN LA PLAZA D E I T E R M I N I 2 EL tSIKDACO D E ROMA, PRÍNCIPE COLONNA, SALUDANDO Á MR. LOUBET Y Á S. M. EL REY DK I T A L I A Fotografías E. Chao y í- hoto- NouveIJcs