Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
gü WT 0 T CQr (gyR 70 y HnT 0 RiETAT HISTORIA jPEQUEÑITA r oNíiNADO en su redonda, brillante y dulce casita vivía el pequeño ser, sin más anhelos que gustar el rico dulzor del nido que él propio fabricara en fuerza de comer. Mas los desapoderados anhelos del más allá le incitaron, y su creciente apetito, además, le condujeron fuera de su mundo chiquitín. ¡Qué bonito era su mundo visto desde fuera! ¡Cuánta luz! ¡Y qué calorcillo tan suave acariciaba su epidermis! Era el sol, el sol que le bañaba y hacía rutilar s i cuerpo. De pronto, un alarido estridente, un golpeteo enorme y el brutal movimiento del aire agitado repentinamente, le hicieron levantar la cabeza. g Sobre él se dejó caer una sombra horrible, fc un cuerpo ventrudo cubierto de plumas que azotaban á la víctima. Trata ésta de huir tejiendo el hilo que le procure la salvación, pero su enemigo alarga el espantoso cuello, abre su inmensa bocaza negra, dura y brillante por fuera y roja por dentro, y abarca de un solo golpe el cuerpecillo minúsculo, separándole de la raniita que le sustentaba. ¡Pobre de mí! -piensa la víctima. El raptor empuja vigoroso, vuélvese á oir el tremendo golpeteo, y al cabo llegan otra vez á sitio firme- Allí se posa el uno sin soltar al otro. Avanza el monstruo hasta la abertura de un verdadero infierno lleno de horribles bocas roji- zas semejantes á la que sirve de prisión á la pequeña víctima. Todas aquellas bocas acogen con alaridos la presencia del monstruo. Todos se disputan la presa. Por fin cae ésta entre las fieras. Todas las bocas se juntan para tragarse el manjar. Mas ¡oh felicidad! En su gula rabiosa luchan todoí entre sí, y la víctima siente deslizarse hecha una pelota entre los pechos de aquellas fieras, por entre sus garras monstruosas, y entonces teje el hilo, 3 colgando de él como un acróbata llega á tierra. Con rápidas y vigorosas ondulaciones hu 5 e 1 roso de aquel lugar de peligro, viendo todavía nerse á mucha altura sombras enormes que ii buscar otras víctimas con que repletar sus hori panzas. ROBERTO D E PAEACl DIBUJO DE REGIDOR y f, V S StL rl mr yy j fiii