Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
miims mm 9o r una amena earfs que al Sferaldo esanbió 2o nafoux no há muchos días, supe que ya en 3 arís se va extendiendo oieria aosfumbre yanqui que es rarísima Xa costumbre consiste en comer flores, ¡ifa ve usted ¡Caprichitos de Is vida! ¡Quién nos iba á decir que ¡a violeta pudiera reemplazar á la salchicha! ¡Pues, si, señor; es el refinamiento del buen gusto respecto á Li comida tomar flores en vez de otros manjares, según la carta del genial cronista. ff or primer alimento, á cucharadas, jarabe dléronme de peonía; mas después, la verdad, yo no recuerdo haber comido flores en mi vida... ni las pienso comer, y eso que á veces hay Siosas- por el mundo y Margaritas- que aunque no se estilase comer flores, cualquiera al natural se las comía. Si aquí llega la moda y es preciso en lugar de comer patatas fritas comer lirios en salsa ó crisantemos con aceite y vinagre, dará risa ver que alguno, llamando á su criado, le dé cuatro pesetas y le diga: Jinda, vete y encárgame un almuerzo en el puesto de flores de la esquina. jlquí lo malo está en que las patrañas si llegan á saber que eso se estila, darán en adelante á los pupilos flor de malva en lugar de longaniza; y así como hoy les dan ciruelas pasas, les darán para postre siemprevivas, que son inalterables y en el vientre por regla general no se marchitan. ¡Por supuesto, señores, que la moda de llevar iflores- dentro ya es antigua, ¡ifo sé que una señora respetable nueve meses llevó á 3 lores Sarcia 6 n resumen: los yanquis son el diablo y el demonio es también quien los ¡mita. ¿Que si yo he de imitarles? ¡Jíol S reflero medio fulo de pavo en galantina á unos cuantos nenúfares guisados ó á un ptsto de azuladas campanillas que empiecen á sonarme en las entrañas cuando menos lo espere. ¡3l gan, sigan otros comiendo floresl ¡Como el mundo ya está loco, yo espero que algún día en el ojal del frac, en vez de un nardo, se prendan un pedazo de tortilla! J U A N P É R E Z ZÚNIGA