Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fc. -v A 1 C- 1 1 w- ai I 4 tr w r- w k ft aflT PLAFiTAS DE SALÓN Azaleas C O N plantas de hoja perenne y de un hermoso verde obscuro. Se crían en tiestos de todos los tamaños y no exigen grandes ni minuciosos cuidados, porque en realidad, la azalea es una flor inerte y robusta; c o m o que es la hermana menor de la adelfa, también l l a m a d a Azalea poníi- ca, porque, según parece, se cría abundantemente en l o s alrededores del Ponto Exino ó Mar Negro. La tierra para la planta de azalea lia de ser negra y niantillosa, ni muy apelmazada ni muy suelta; lia de regarse todos los días, pero no con exceso. Lo que sí debe cuidarse, como en todas las plantas análogas, es de que no se dep, psiteij capas de polvo sobre las hojas, haciéndolas perder la porosidad, pues los órganos respiratorios de las plantas, lo mismo que los de las personas, tienen el más temible enemigo en el polvillo atmosférico. Así, pues, se deben limpiar con mucho ciiidado las hojas en seco, es decir, que la buinedac debe absorberla la planta por las raíces. Las azaleas de maceta pertenecen á la Ciase titulada con justicia Azalea amaena. El libro de donde tomamos estos datos botánicos dice cpie esa planta produce flores de color rojo amarillento; pero nosotros i. í- Wi, K hemos visto azaleas rosáceas, otras del color de rosa de té, otras jaspeadas de rojo sanguinoso como las camelias, y otras blan; y cas, como las que reproducimos de una hermosa maceta florida en los últimos días de Marzo. La azalea se conserva de un año para otro sin más que cambiarle la i tierra en inviei- no, aumentando sucesiva mente el tamaño del tiesto. No sabemos qué fundamento tendrá la v creencia, bastante generalizada, deque las V flores de la azalea son venenosas; pero, según un manoseado texto del historiador griego Jenofonte, á quien, hablando de este particular, citan diversas Enciclopedi- as, los griegos que formaban parte de la famosa expedición de los diez mil perecieron intoxicados por haber comido miel de abejas que se alimentaban con flores de azalea. Por si acaso, convendrá que no intenten ustedes echarlas en el consommé FOTOGRAFÍA ASEÍJJO a