Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ACTUALIDAD EXTRANJERA D i N i y San Malato se batieron en París. Al acio asistió niucha gente: algunos ciudadanos inermes y otros pert r e c h a d o s de instantáneas, veráscopos, fotor; enielos y otros aparatos de destrucción y recreo. A m b o s contendientes lucieron las carnes de medio cuerpo arriba, multiplicando cuanto pudieron los efectos de tórax, de dorso y de bicíjps. Merced á este feliz y memorable suceso, ya nada nos queda que aprender respecto de los omoplatos de Pini y de las clavículas de San Malato. Siempre es un consuelo, dada la tendencia á la baja que se observa en ios fondos públicos. -Mire usted: yo estaré arruinándome lentaiuente- -dice uno de nuestros más distinguidos snobs, -KT; DURI. O PINI- SAN MAL. ITO EN PAKIS pero tengo una placa de 18 por 24 centímetros, en la que se le pueden contar á Pini perfectamente los pelos de la calva. Y hay quien estima una placa de esas mucho más que una ídem de la orden de San Hermenegildo. Gentes sencillas que se contentan con los hechos ó con las fotografías de los hechos, sin tratar de elevarse á inducciones ni de deducir consecuencias, ni de exponer comentarios; positivistas, no de los filosóficos, sino de los fotográficos. De esos que todos los días nos dan chascos á los que de buena fe leemos las cuarias planas de los ri x J- TM. TM n LA SOTNIA D E COSACOS DE EKATKRINOD. VR, ESCOLTA DEL GENERAL KUROPATKÍNH Photo- NouvcUes diarios. Hacenfaltcípositivistas, leemos, y nos regocijamos pensando en que este desdichado país ya ha caído en la cuenta de que los idealistas y los retóricos han sido los causantes de todas sus desgracias.