Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
f j i- s landos se deslizaban calladamente s. ore el suelo helado; los arcos Voltaicos vertían luz suave; en el fondo, Calderón, envuelto en manteos, pensaba con su cerebro de piera. Descendían de los carruajes siluetas de niu, eres con láridas capas, v hombres metidos en o- abanes de pieles, fumando habanos, brillando sus sombreros acopados... leucios en aoanes Era una tarde de otoño. Castellana arriba marchaban los ma oar is atestados de rientes muieres con grandes sombrerones gritando alborozadas, dejando tras sí una or- ía de colores v perfumes tas i l b u e n n t T r í T TM l donde anidan gaviotas la abuela contaba leyendas marinas á sus nietos Y cantaba el ruiseñor... I, evantó Sor Patrocinio sus ojos; el ruiseñor había callado. Sintió la monia que su abna toda cobii t t e a b t y l l Z llort -1 1 jardíi? negro donde la fuerí t. m f I I.o s árboles escuetos bostezan, recortando rayas negras sobre el cielo gris. I, as hojas ruedan en lo caminos salmodiando tristezas nihilistas, ansias de borrar todo... El viento aulla relatos de fríos v de arboles que se desgajan, incendios que sopla avivando su llamear... Un sol anaranjado huye... talega la lluvia: primero gotas lentas, grandes, que aaujerean el suelo; después engruesa azotando os cristales dolorosamente; los relámpagos mueren allá, en el horizonte, con reflejos cárdenos Eo únenos desgarran el aire con rumor seco de descarga lejana... después, nada. Sor atrocmio se muere. Rodeada de las monjas, perdiendo la mirada allí, en la lejanía muere de ensueños y de nostalgias. Las manos flacas descansan en las ropas cameras. En rincón, frente al altarcito, las monjas salmodian: amhitlem in medio umhra: morlis, non timebo mala: quoniam tu mccum es, Doviine. Deja caer la agonizante su cabecita sufridora. l i a muerto. IV ...Y el ruiseñor tendió su vuelo. Su canto es triste, doloroso; gime desconsuelos y desengaños, ansias marchitas, ilusiones muertas... Y allá va hundiéndose en la negrura de la noche. EKMA: D D I E G O D E M A Ñ A R A D I B U J O S DE M S. TA M. RI. 4. (N Ú M E R O 9 DE N U E T I I O CONCUllSO D E C U E N T O S l ANTÁSÍICOS t