Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
RETRATOS ARTÍSTICOS ESPAÑOLES DUQUESA DE LA TORRE I AS cubanas han gozado, con justicia, fama de hermosas, y entre las cubanas se han llevado la pal nía las de Trinidad. La duquesa de la Torre puede servir de ejemplo. Cuando á la vxtelta de la preciosa isla, donde su ¡lustre esposo había desempeñado el cargo de capitán general, le nombraron embajador de España en París, le siguió á la capital de Francia. Eran los días más espléndidos del segundo Imperio; brillaban en torno de la hermosa emperatriz, nuestra compatriota, las más célebres bellezas, y desde que llegó la nueva embajadora de España hubo una más: la duquesa de la Torre. De esa época es el retrato cuya copia hoy publicamos, y que le hizo Winterhalther, trasladándolo al lienzo con las galas de Rosina en El Barbero, que luMó en un baile de trajes de las Tullerías. Y la que gozaba justa fama de hermosa el año cincuenta j; -tantos, la continuó mereciendo el año 1874 cuando como esposa del jefe del Estado español recibía en el Palacio real de Madrid á los embajadoras extranjeros. Y hermosa estaba cuando después de la Restauración daba inolvidables fiestas en su hotel de la calle de Villanueva, y aun hoy, que vive apartada del mundo en Biarritz, hace que la miren con interés los que la encuentran, admirando rasgos de una gran belleza, pues á ella no le ha sucedido todavía lo que á Mad. Recamier, que se lamentaba en los últimos años de su vida de que los hombres no volvían ya la cabeza para mirarla cuando la encontraban en la calle. A su hermosura ha unido la duquesa de la Torre una exquisita elegancia, y no se la podrá olvidar nunca al recordar las bellezas españolas más famosas del siglo xix. KASABAI,