Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de línea japonesas en los alrededores de Chemulpo. Por lo que se ve, los coreanos, no sólo no se han opuesto á la invasión de su territorio por las fuerzas del Japón, sino que las han recibido con los brazos abiertos, y hasta alzando en su honor mag- níficos arcos de follaje en donde se ostentaban el pabellón japonés y el coreano. Estas manifestaciones d e a m i s tad y simpatía terminarán, según todas las probabilidades, m e r e n d á n dose los japoneses á los coreanos á poco que las cosas favorezcan á los del Sol Naciente. La seg- unda vista representa uno de los principales puertos de Corea, la ciudad de Mokpo, en la ría de Han; y la fotografía que hay al lado, según amablemente nos manifiestan los Sres. Underwood y ündervv- ood, reproduce la operación de descarga de a l g a s por I, ÍTTNTÍT RO ViV. LA OT FRRA unos barcos coreanos anclados en la bahía de Fusan. Añaden los Sres. Underwood y Underwood, que las algas son para la alimentación de los fusaneses, lo cual nos induce á sospechar, ó que los coreanos se alimentan de percelses y bígaros y viven en una perpetua Viña P, ó ue si. en afecto, se nutren con algas, son, como ha dicho y repetido la prensa inglesa, las gentes más sobrias del mundo. Sigue en pos de esta fotografía el retrato en grupo de S. E. ol ministro de la Guerra de Corea, Sr. Yun Woong- Niel, de su hijo el Sr. YunTchi- Yeo y los hijos de éste. Realmente, n a d i e concebiría la menor sospecha de que ese señor de tan pacífico y bonachón aspecto, con su sombrero de alas planas, q e parece una forma de las que usan las sombrereras, fuese el organizador de la menor resistencia ni contra rusos ni contra japoneses. Por último, otras dos vistas panorámicas nos representan la capital de Corea, Seúl; la primera es la parte del Sur, y en el fondo se divisa parte de ía muralla y el campo; la segunda es la parte Noroeste de la ciudad, y a l o lejoS Se ven un edifiViV. r o K F A Y J i FAMTLIA cio grande, que es el consulado francés, y á la izquierda de éste un templo, recientemente construido por los americanos, quedesae- hace tiempo ejercen en Corea una influencia decisiva, la cual no dejará de notarse en los sucesos que la guerra origine. VISTA DK f T. VJ. r o n KL SÜlí. CAT. TF, r i n X C I P A L T) V. SKUr, iK! f wond London í: Xe- v York