Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Eiv HO: M, BRE D E CIENCIA EOi. OGÍA, moral, filosofía! ¿Qiié beneficios traen á la tierra? ¿Qué descanso al hombre? ¿Qué pan al granero? ¿Qué fuerzas al débil? ¿Qué máquina á la industria? ¿Qué fin práctico á la huinanidad? Quédese arriba lo que haya arriba; quédese dentro lo que haya dentro; quédese para después lo que haya después. Mi musa es el positivismo. Yo estudio lo palpable, lo visible, lo material, lo presente. Estudio fisiológicamente el organismo humano para proteger su existencia, librándole de las enfermedades y plagas que lo devoran. Estudio políticamente el organismo social para perfeccionarle, librándole también de sus plagas que lo con. sumen: la guerra y el hambre; y estudio el organismo del Estado para afianzar en él la justicia, la libertad y el derecho. Estudio la tierra para fecundar su suelo, mejorar su producción, aprovechar sus aguas, extraerle sus metales y sus carbones, utilizar sus potencias y sus fluidos para alumbrar las viviendas, mover las máquinas y transportes, extender sus comunicaciones por donde corra el comercio y se propague la civilización. Estudio el cielo para inquirir cuándo y por dónde vendrán los huracanes Cjue amenazan al navegante, y cuándo descenderán las lluvias que regarán los campos. Trabajo por la perfección de la materia, por la comodidad del hombre y su mejor vida sobre la tierra. POLÍTICO DE PROFEVSION o peroro en los Parlamentos, en el mitin, en el círculo. La palabra oratoria es la espada y la potencia de la política moderna. ¿He dicho la palabra? Pues eso es: la palabra desnuda, sólo la palabra. ¡Ideas, programas, propósito. s! ¿Para qué? ¡Personas, personas! No hablo sobre nada fundamental, Hablo de por qué se romovió la crisis, y cómo se resolvió, y por qué salió del gobierno Fulano: y l5o r qué entró Mengano; de por qué han nombrado á j u a n para tal puesto; de que Pedro es mejor que Juan. De que se construya una carretera para mi pueblo á costa de los demás pueblos. De que se suba el sueldo á tal clase de funcionarios. Estudio la zancadilla que puede derribar al adversario, la encrucijada donde puedo sorprenderle, el resquicio por donde puedo herirle. La flaqueza por donde puedo ablandar la voluntad del amig o, la recomendación que puede vencerle. Aparentando desterrar los vicios antiguos, sólo voy consiguiendo desechar uno: el vicio de la hipocresía; porque ya, ni conservo la hipocresía de los principios. Apaleo, acuchillo á las turbas en la calle, no por defender siquiera un fanatismo, sino por sostener personas. No creo en nada. No me interesa que gobierne una idea, sino que mande 7,7 hombre; las ideas dan dolor de cabeza; los hombres dan credenciales. Ya no se cuenta éntrelos hombres úblicos por laicnlos. como se contaba entre los clásicos: se cuenta por céntimos. IS musas son el provecho, el interés, la comodidad, la placentera musa que in. spiró á Epicuro. La musa vieja y la musa nueva se encuentran en el vestíbulo del siglo xx. I auna, rígida, tiesa, como figura gótica, irguió la cabeza perfilada, levantó al cielo los ojos, lloró y volvió el paso atrás, murmurando con lá. stima á su heredera y enemiga, y dijo: ¡Aquello es la ida! I a musa moderna, coloradota 3- rolliza como burguesa rica, apretó contra el corazón su bolsillo, echó hacia adelante su vientre repleto, y se rió escépticamente siguiendo su marcha, y dijo: ¡Esto es la vida! Ambas llevaban buen séc uito. ¿Cuál llevaría la razón? EUGENIO DIBUJOS DE RSI. A SELLES x: f, ftc IN