Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IDOM JLI YAÍ ITO (CUIÍNTO ELÉCTRICO) I cuentes, que llegaron á sugerirme este refrán para p s preciso decirlo y lo diré en ésta la indispenmi uso particular: bien vengas bola, si vienes- sable carta al juez, que será forzosamente algo sola. Claro es que esto no podía parar en bien, y como mi testamento de escritor. tina noche de borrasca estalló una camorra forPorC l1 C anchio soíw líttci aio. midable en que se tiraron las cartas contra la Pero no espere el lector malicioso un artículo mesa, hubo mientes como el puño, y nos pusimos, modernista empedrado de neniífares y crisanteen fin, como digan dueñas. mos. Antes bien, seré breve y sencillo, como cumSurgió el inevitable Iam: e de honor para la mañaple al que tiene abierto de par en par el apetito na siguiente. Yo indiqué á mis padrinos que el y el balcón de un piso cuarto, por cu 0 balcón ha desafío se verificara á pistola, pero ellos, mirando de arrojarse así que termine estas lineas. Para no siempre por mi honra, me hicieron la merced de desijeñarme en los infiernos, debo referir, siemore que fuera á espada francesa, que es la forma en con sencillez y brevedad, los motivos cjue me imcpie no hay escape; por lo cual, mi entrañable amipelen á tan desesperada determinación. Mi vida go me taladró no sé qué cosa hacia la clavicula es inaguantable, y estoy resuelto ano agiiantarla izquierda, poniendo en riesgo nu vida. más; soy víctima de la faPor supuesto, ue tertalidad, anaiikc, y perdone ¡7- -f m i n a m o s con el s a l u d o d e seme este último resabio í rigor, d á n d o l e y o la ú n i c a de erudición barata y tras; í mano disponible, q u e d e nocliada. mejor g a n a l e h u b i e r a d a Labistoriaeslasig uient do u n trancazo. te. Tengo yo nn amigo de Con esto, m i d e s e s p e r a la infancia que me impulción l l e g ó al má. ximum d e sa irremisiblemente al suiintensidad, y mi despecho cidio por una serie de mose p u s o al rojo blanco. T a l tivos que paso ahora á exes m i situacuSn p r e s e n t e ¡loner. Arruinado, fracasado, En jjrimer lugar, en el tiempo hace que no puedo colegio, siendo él un anis a l i r á la calle p o r m i e d o á mal de bellotas, identificalas b u r l a s y lo q u e es peor, do con el banco en que se p o r falta d e r o p a sentaba, obtenía todos los lía, p u e s el b a l c ó n d e m i sobresalientes, mientras á c u a r t o p i s o con e n t r e s u e l o mí me suspendían, y no de me invita á la realización una argolla, por misericorde mi designio por largo dia divina transmitida ai e s p a c i o n i e d i t a d o y cpie n o profesor, digámo. slo así. p u e d e fallar así q u e t r a s De mozalbetes, nos ena j) onga la b a r a n d i l l a en u n m o r a m o s ambos de una s a l t o s u p e r i o r al d e Léucarubia más ó menos auténde. A l a u n a á l a s dos, á tica, la cual excuso decir l a s tres... ue correspondió d e s d e II hiego á mi amiguito, proLa gente que transitaba pinándome á mí unas cap o r la calle d o n d e v i v í a el labazas muy superiores á autor d e las líneas antelas cosechadas en el coriores, se a r r e m o l i n ó al v e r legio. c a e r á u n h o m b r e casi d e Anduvo el tiempo, é hilas n u b e s y á p o c o p r o cieron irrupción en nuesrrumpió e n u n clamoreo tras almas los vicios proe s p a n t a b l e en t o r n o d e u n ios de la mocedad, de una infeliz cjue n o e x i s t í a y a mocedad un tanto alboroC o n d o l i d o s t o d o s 3 a t e tada y levantisca. rrorizados, r o d e a r o n el caLa pasión que por aquel i d á v e r con la e s p e r a n z a d e entonces se a p o d e r ó de i su s a l v a c i ó n Iniítiles fuenosotros, fué el juego con ron t o d o s s u s esfuerzos. E n ímpetu furibundo; pero lo r- TM- m e d i o d e l corro, m a y o r juro por lo más sagrado, ni i. c a d a vez, h a b í a u n h o m b r e una sola vez dejó de ga despachurrado que acabanarme. En el monte, siemb a d e e x h a l a r el ú l t i m o pre se daba la carta que él a l i e n t o P o r e n c i m a d e él apuntaba; me emberreni j- se l e v a n t a b a s a c u d i é n d o chinaba y tiraba el gallo; i s e ileso, el s u i c i d a t a m b i é n ¡que si quieres! Al billar, en esto fracasado. no sólo me ganaba la parí p; i m u e r t o e r a s u a m i g o ti da con muchos tantos, j f 7 e l feliz y b i e n a v e n t n r a d o sino que solía saltarme la í -i mortal, causa d e todas s u s bola á la cabeza. En cuan desdichas. to al tresillo, no hay qué Al referir e l s u c e s o u n decir: solos de favor con cinco e- stuches, vueltas corresponsal telegráfico decía s a c r a m e n t a l m e n t e de mala á todo pasto, y bolas rmj e; pinaStes, tan fre- s u p e r i ó d i c o íiío se necesitan comentarios. i á D I B U J O DE J F K A N C E P EMILIO FERRARI