Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Máii EN LA PLAYA (DE FRANCISCO C O P P É E) a plenamar blanquea en las rompienfes, mili; é lo lejos; las hinchadas olas, al pie del aerfíoal acantilado espumean y hierven en las rocas que bruñe la resaca; ¡j allá arriba, cara al alentó, la joven pescadora, sobre la frente alzando entrambas manos, contempla el horizonte. Ha está próxima la ¡una de equinoaio, tiempo infausto para el marino en las normandas costas. s gente está en el mar, y el atrevido pescador, á quien ella, en deliciosa noche de Jlbril, dejó ue la abrazara, partió, chorreando la encerada lona del amplio capotón, para la pesca lejana del arenque. Jíi una sola de aquellas barcas regresó aún al puerto. Ella aguarda solicita y ansiosa, sobre el duro peñón el pie descalzo, dando la saya al viento, que la azota, y que, batiendo su arrogante seno, bajo la obscura blusa de ¿retona marca y moldea los turgentes globos, mientras las leves alas de su toca hace latir cual mariposa blanca. Sobre los ojos una mano, y la otra en la curva cadera, ¡cuál resalta su gallarda apostural Cay en las ondas de su negro cabello los reflejoc de las plumas del cuervo; y sus hermosas pupilas, á pesar de su tostada tez, y sus trenzas rígidas y toscas como cables de un barco, son acules cual flor del cardo, que en la arena brota.