Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OTÍ -DlftlsOeUlTOS PEPITA. -Mira lo que dice aquí: Gente menuda. JUANlTO. ¿Y á mí qué me importa? ¿Qué has hecho de la bolsíta de caramelos que... P R P I T A (desentendie ndose con gallardía) -Es q u e Gente IISOCEISTES PEPITA (confiesa) -Pues... mira: el periódico te servirá para... Dice el abuelito que á D. Juan le ha servido el periódico para hacerse ministro. JU- í NiTo. ¡Vaya una cosa! También vienen á casa periódicos que dicen que los ministros son unos bribones. ¡Yo no quiero ser ministro! Yo lo que quiero es una bicicleta. PEPITA. -Sí; eso es: para oler á quitamanchas. (Se oye un fuerte campanillazo. ¡Anda! ¿Sabes menuda somos nosotros, los niños buenos; éste es un periódico para los niños buenos y juiciosos. Ju. í. N íTo. ¡Ah! Entonces me lo traen porque me he tomado el aceite de hígado de bacalao sin rechistar. PEPITA. -Eso; te lo darán como premio. JuANiTo. ¡Qué gusto! Entonces, eti cuanto se acabe la botella, ya no tomo más... PEPITA. ¿Qué dices, Juanito? ¿Estás tonto? JUANITO. -Sí, sí; ¡buen tonto soy yo! ¿No sabes lo que hace mi mamá? Cada vez que tomo bien el aceite de hígado de eso, me pone un real en la hucha. PEPITA. -La verdad es que tienes una suerte... JUANITO. -Aguarda, que no h e concluido. Y cuando la hucha ya tiene veinte reales... PEPITA. ¡Te compra un juguete, naturalmente! JUANITO. ¡Tú sí que eres tonta... Cuando la hucha tiene veinte reales, va y con ellos me compra otra botella. PEPITA. ¡Pobre Juanito! JUANITO. -Esas son las ventajas que se sacan de ser juicioso. Pero ahora ya, cuando me quiera echar el real en la hucha, diré: -No, mamá, vale más que me compres el periódico de los niños buenos... y asi, en acabándose esta botella, PEPITA. -Te comprarán otra, de todas maneras. Ju. NiTO. ¡Toma! Entonces, ¿para qué me va á servir el periódico? quién llama? Celipe. JUANITO. ¿Y quién es Celipe? PEPITA. -Un niño como tú... sólo que vende periódicos y trae La Corres á casa. JUANITO. -Si vende periódicos, ¿qué va á ser como yo? PEPITA. ¡Vaya! ¡Puede que sea mejor! ¿A que tvi te ponías malo si andaras descalzo como él? JUANITO (pensativo é indinándose también d la compasión) -Pero ¿anda descalzo? Habrá que darle unas botas. Vamos á ver. (Salen los dos niños al recibimiento y celebran una interview con Celipe. JUANITO. -Di, Celipe, ya que vendes periódicos, ¿para qué sirven los periódicos? C E L I P E (ponderativo) ¡Anda, la osa! Pa que yo me compre un ceneque y me lo coma y duerma abrigao el día que coloco dos veinticincos... Y luego, pa aprender á leer. Yo h e aprendido mismamente en estas letras gordas de La Corres y del Heraldo... Y los días que hace mucho, mucho, mucho frío, pues, coge uno un par de periódicos y se envuelve bien fl cuerpo en ellos, poniéndoselos junto á la carne, y se ríe de las pomonías y pué dormir al raso tan campante... y á la mañana los prende uno fuego y se calienta las manos y los pies tan ricamente. JUANITO (soñador) -Y además sirven para hacer sombreros de general, y bonetes y monteras murcianas, y gorros de todas clases... PEPITA. -Y también k i f m sirven para leerlos. Mira, ¿quieres que volvamos l a hoja? (I hacen y cae el telón) DIBUJO DE ALllERTI -iy; v Ig, x l tülí