Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA CABAÜER EH C 1 A táctica moderna ha caní biado completamente el objeto y aplicaciones de la Caballería. Para atender á las mtíltiples necesidades de la exploración y do darla independencia, lia, ciéndola llenar por sí sola las funciones de ojo avizor del Ejército en c a d a regimiento d e l arma ha una sección de obreros formada p o r individuos esc o g i d o s por su ilustración, por su robustez y por el oficio que antes de ingresar en filas ejercían. A estos individuos se les da instrucción especial, que comprende el conocimiento del material de vías férreas y líneas telegráficas, las maneras de destruir y recomponer rápidamente dichas obras la transmisión y la interceptación de despachos, y la telegrafía óptica; el paso de ríos y barrancos por medios fáciles y realizables con celeridad; la comstrucción de trincheras y acantonamientos y, en fin, las voladuras por medio de la dinamita. Para dichos ejercicios poseen las secciones la cantidad necesaria d e herramientas, unas para los trabajos propios del zapador, otras para mi 7 Jpr í. i T -4 Í S (i5 3 í, -T ...Kr. i la destrucción de obras de hierro y madera y de líneas telegráficas. Además d e l a s herramientas que cada caballo portea con su jinete, hay otras que se llevan en un calsallo de mano, el cual acarrea sobre sus lomos la friolera de 75 kilos de dinamita, 250 metros de cable embreado y otras frioleras destinadas á reventarle la combinación al enemigo. Como se ve, los oficiales y soldados de Caballería tienen que saber hoy más que el mismísimo Lepe. El viejo lanzón de Ruy Díaz de Vivar es ya casi un trasto iníitil. Fots. Alvarcr de Tulcilo