Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 bos encajes de Venecia Una ilustre dama italiana, la señora condesa Giannina Rottigni Marsilli, nos remite, con las preciosas fotografías que ornan estas páginas, un extenso y erudito estudio relativo á los encajes venecianos, del cual entresacamos los siguientes párrafos, gallardamente escritos en castellano por su autora. I A gloria de Venecia ha ido siempre unida á la de sus grandes artistas, y entre éstos merecen especial mención los que dibujan y ejecutan el famoso punto óencaje veneciano, por cuya pureza artística han velado siempre los habitantes de la reina del Adriático, hasta el punto de haber prohibido el Senado en los siglos x v y xvi que los obreros de encajes se trasladaran á otros países, imponiendo severas penas- á los que tal hiciesen, y hasta castigando con la muerte á los que no regresaran á la patria y difundiesen fuera de ella su habilidad. La primera mujer que dio impulso á esta industria artística fué la dogaresa Giovanna Malipiero, cuyo ejemplo siguió más adelante la dogaresa Morosini Grimani, quien costeó los gastos de una manufactura de encajes, cuyos productos regalaba á las grandes damas de las cortes europeas. La decadencia de la República veneciana se advirtió igualmente en este arte, pero sin llegar á aniquilarle por completo, pues en 1870 renació con gran brío y con más acertada dirección. Simultáneamente aparecieron dos grandes artistas encajeros, Paolo Fambri, ya muerto, y Michel Angelo Jesurum, que aún vive y trabaja maravillosamente. El primero, ayudado pecuniaíria y personalmente por dos damas, Adriana Marcello y María Giovanelli, cultivó en la isla de Burano el clásico punto de aguja, mientras Jesurum, á quien con razón se llama el Miguel Ángel de los encajes, fundó la gran industria de los encajes d volteta en la isla de Pellestrina, en la de Chioggia y en Mestre. Burano conserva los tipos de la escuela clásica veneciana; pero en los talleres de Jesurum trabajan hoy tres mil muchachas, inclinando svis cabezas rubias ó morenas sobre las voltetas y moviendo cada una con j magistral agilidad tres ó cuatro mil S. -t. í SMmM fmiiSm -l i I I I i Vi V. f -v i y; e, ¡L- ÍA- (Míá VESTIDO DE ENCAJES REINA MARGHERtTA