Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
N -jPcrn SI no esU ac. ibadi ru iul- -g jmii i Flavio. -Acábalo hoy. Al auochcccr iré por mí dinero, -repuso el juHín; y sin niitiirte m; í? 3 c A- OIVÍÓ IÜ espalda p a r a mcliu; ir: e con saludoa humildes a n t e un i: ouiprador que entraba en la litilda atraído por la fama de sus mercaueíaü. l Iavio volvió al torrtiju, t ijloquccíclr de peaa, con la dcscspcracióu en el alma atoiígojada pero decidido á t e n n ñ i a r aquel mismo día su cuadro por un titánieo csfucTío de- su voluntad. V e. stuvcj pintando todo el día con ardor místico, con fe intensa, redando á la S a n t a niícuEnis Ja hacía surgir con aus pincckü de la tabla inerte y lisa. Al principio pintaba á grandes trazos con la seguridíid de m a n o del q u e p o s t e líhdo el dominio tetánico del arte; luego nulies fíuííiimas, como jirones d e niebla sutil, pasaban a n t e KÜS ojos, velándole la visión perfecta y clara de su obra. Entonces guiñaba los ojos, retrocedía contemplaba el cuadro de más Icjoft, y la niebla desaparecía, y las líneas y los coloreíi recobraban su nitidez, Pero fueron p a s a n d o las horas, rapidísimas, con velocidad cnicl para el pobre artiínta q u e abrasado por la fiebre ya no veía. Además, la escasa Inz del crepúsculo mentia los colorks, N o poilia pintar más! Entonces fué cuando rntos s u s músculos, truncada su voluntad se dejó caer sobre la paja q u e le servía de lecho, llorando á su m a d r e muerta, cuyo cadáver t r a prenda pretoria en las manos del miserable judío ¡Pobre madre cuyo último deseo había stdo descansar entre tierra bendita de Jerusalén, en el viejo cementerio d e su a m a d a patria! V las stnuljras de la tarde que iba cayendo la envolvían leutiimeute, y sobre la corona bizantina d e la Virgen, io. s reflejos del sol poniente arrancaban destellos d e oro. S e abrió la puerta, y sobre el dintel apareció la encorvad: i Jigura del judío, siuiestna y lívida, a n g u losa y torpe. Entró; venía á reclamar s u s n u e v e florines d e oro 6 á romper el pacto. El angustiado artista pidió, suplicando, nuevo tér- I-