Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL F R E S C O DE N A V I D A D QUEacasaeni que mesa c r e c n en estos días del tradicional y apetitoso b e s u g o que, para su mal, hizo plato o b l i g a d o de Navidad algún p e r v e r s o Montiño? Por muy humilde que sea la familia, aun cuando no hubiere otro manjar, el clásico besugo con sus sardinetas de limón, lio falta en noche de Nochebuena. Es la cena española por tradición, como son sus inseparables compañeros el turrón y la sopa de almendra. Si estará generalizada e, sta cena en la vigi. lia del Nacimiento del Hijo de Dios, que Madrid sólo consume en los tres días más señalados de Navidad tres ó cuatro veces más de los que ordinariamente llegan al mercado. En esos tres días hallan cómodo ó incómodo asiento en el estómago de este vecindario de 36.000 á 40.000 besugos. Los hay desde 750 gramos hasta de dos kilos, pero de estos respetables oeces se cuentan pocos, dicho sea en honor á la verdad. Los besugos proceden de Bermeo, Motrico, Lequeitio, Santander y Castro Urdíales, y la mayoría de los que envían á Madrid son de Vigo y la Coruña. Suelen estar al alcance de todas las fortunas, si es abundante la pesca; años hay en que se puede comprar á peseta el kilo, es decir, más barato que d ordinario; mas cuando escasea, no es raro que haya que p a g a r l o á cuatro pesetas. El besugo constituye en las clases populares la base y aun el todo de la cena por Nochebuena; en las pudientes, es un plato más de rúbrica en esa noche. Y mucha gente que no se acuerda del pobre besugo en toda la temporada desde que comienza su captura en el Can-