Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
T E Buenos Aires recibimos interesantes fotografías que representan la entrada en aquel puerto del buque de guerra Uruguay, mandado por el bizarro capitán Irizar, al volver de recoger entre los hielos del Polo antartico la expedición sueca del explorador Nordenslcjold, perdida en aquellas regiones, lis una hazaña gloriosa para los bravos marinos que en ella han tomado parte. U Y acertado nos parece el nombramiento de José Benlliure para la dirección de la Academia de Roma. El ilustre artista nació en el Grao (Valencia) el año de 1856. Fué discípulo de Domingo y Marqués, y á los catorce años alcanzaba ya los primeros premios en su arte en las Exposiciones de Sevilla -Valencia. Uno de sus éxitos fué el retrato del famoso Ángel I, premiado y adquirido en Sevilla. Don Amadeo, que había visto algunas obras de Benlliure, le encargó el retrato de su hijo el Príncipe de Asturias, quedando tan complacido de la pintura como maravillado de que iin jovencillo de poco más de quince años produjera ya obras tan apreciables. La admiración de Don Amadeo se tradujo en una pensión que disfrutó el artista hasta la abdicación de aquél. Por aquella época, un rico norteamericano le encargó varios lienzos por valor de treinta mil duros. Para poder realizar los nuevos trabajos y vivir en un ambiente artístico universal, se trasladó á Roma, á donde llevó á sus hermanos Juan Antonio y Mariano. A la sazón José Benlliure no contaba aún dieciocho años. Desde entonces el éxito de sus pinturas fué tan grande, que no pudo dedicar su pincel más que al cuadro de caballete. En Inglaterra, Alemania, los Estados Unidos y en la misma Italia, se pagaban á precios elevadísimos svis obras. Todos los grc. ndes premios que cuenta el nuevo director de la Academia de España en Roma, los obtuvo en Munich, Beriín, Dusseldorf, Viena, etc. con cuadros hechos para el mercado y que hoy figuran en los principales Museos de Europa. Únicamente la primera medalla de Madrid y la gran Cruz de Isabel la Católica, le fueron concedidas á un lienzo ad hoc. La- visión del Goloseo. Benlliure es, además, académico de la de Bellas Artes de Munich, de la de San Lucas de Roma entre otras, y está en posesión de varias JOSK BENLLl JRE condecoraciones extranjeras, o terminaremos esta gacetilla sin hacer notar la gran afluencia de pavos que este año, como los anteriores, h a habido por las calles y plazas de esta Muy Heroica y virolenta Villa. Si las aiitoridades han tomado alguna resolución acerca de esosapreciables h u é s p e d e s cosa es que ignoramos. Jí? Otras veces se ha cuidado con mucho escrúpulo de sujetar á e x a m e n y cuarentena á los pavos, de quienes se asegura que son excelentes conductores de la viruela. Ahora, el pavo circula sin obstáculos ni dificultades... y la viruela también. Y esta víltima se propaga en proH porciones a t e r r a d o r a s gracias á la deliciosa y c h i n e s c a impasibilidad Sí- V de nue. stros gobernantes. Somos el único país europeo que padece ya de viruela en las casas, de langosta en los campos... y como consecuencia lógica, indeclinable de lo que tal estado de cosas supoV. 4 b ct- EK, 4i. -J n e padecemos además los peores Gobiernos de ENTRADA D E PAVOS EN MADRID P O S LA ESTACIÓN DE LAS DELICIAS Europa. Unos se mueren Fo liüglietlo á causa de la langosta; otros por culpa de la viruela, y otros á causa y por culpa del Gobierno. Total, que no salimos de plagas. ¡Dios nos libre de ellas en el año entrante! Amén. DON RUPERTO