Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
do Je la coijstrucción, se alza el palacio donde vivió el Emperador hasta el día 21 de Septiembre de 1558. Aún se conserva el féretro de madera en que estuvo depositada la caja de plomo que encierra los restos del Emperador en e panteón de El Escorial, y en Yuste suele decirse que aquél es el ataúd en que estuvo Carlos V durante sus funerales en vida, que á tantas tradiciones han dado nacimiento. Dícese también que el palacio imperial es una copia exacta del de Gante, donde nació el Emperador; pero esta afirmación debe de tener la misma veracidad que la referente al ataúd, pues las fotografías que hemos visto del palacio de Gante en nada coinciden con las de Yuste. Es, de todas- maneras, éste un noble y soberbio edificio, hermoso poi sí y también por el lugar que ocupa, y que es uno de los más pintorescos de España; rodéanle magnífica huerta y arboledas frondosas. El aire, el cielo y el terreno en aquel sitio no pueden ser más apacibles, y bien se ve que si para la acción tuvo el César excepcionales dotes, no menores sabía tenerlas para el reposo. Poca gente va á Yuste. En España no se viaja. Y sin embargo, aquel convento y palacio debieran de ser lugares de peregrinación, santuarios adonde acudiesen los patriotas para fortalecer las decaídas energías nacionales. Nada más propio de las almas elevadas que visitar los lugares por donde aún parece vagar el espíritu de los grandes hombre S, y Y uste es un lugar apropósito para reflexionar sobre los grandes decaimientos y las grandes í- VÍ. desilusiones huraanas. FOTOGRAFI. VS M A N U E L n I E Z