Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Por el bosque anfiguo, desnudo su pecho, va la virgen blanca; con sus pies ligeros apenas las hojas agifa del suelo; alta la mirada, del ramaje espeso enfre el laberinto va buscando el cielo; un beso promete su boca, y el beso de un rayo de luna le anuncia un misterio. En el bosque antiguo penetran los cuervos; de la virgen blanca en torno del cuerpo, las alas tendidas, trazan en sus vuelos fatídicas curvas; estrechan el cerco; buscan con sus picos el desnudo seno; la virgen herida, con paso resuelto, alfa la mirada camina; el sendero que trazan sus huellas florece, y el beso de un rayo de luna le entrega e! misterio. En el bosque antiguo la virgen ha muerto, ba flor de su boca; los amantes besos, tenues mariposas que, en un casto lecho, guardaban sus labios; de sus ojos, llenos de luz y promesas, sin forma, sin verbo, a ardiente plegaria; del amor el fuego, la vida naciente que ardia en secreto en sus palpitantes entrañas, sirvieron de pasto á bandadas hambrientas de cuervos. Batiendo las alas, hundiendo en los miembros, aún vivos, sus garras, los pájaros negros pasaron la noche graznando y comiendo. En el bosque antiguo no queda más resto de la virgen blanca que un montón de huesos, ñ l llegar el alba, as aves huyeron sorteando los troncos; en un solo vuelo cruzaron el valle; sedientas, bebieron a luz de la aurora; después, se escondieron en las frescas hojas de un frutal de un huerto y allí reposaron. Y allí, satisfechos de amores brutales, graznaron un cuento V un himno de muerte cantaron los cuervos. Julián- BESTEIHO DIBUJO D E V A H E L A