Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
T o hace mucho tiempo, un par de años escasos, quien esto escribe se permitía el lujo de pronosticar en estas mismas columnas que el vehículo del porvenir sería el coche de nuestro seráfico padre San Francisco, porque la humanidad se cansaría de andar en coche, en tren, en automóvil, etc. etc. y de o b t e n e r á beneficio de medios puramente mecanices, velocidades verdaderamente v e r t i g i n o s a s como l a s alcanzadas recientemente p o r el trenfantn. nia, que ha llegado P A k E J A S nv. CORRPnoRIf. S F. N FX HIPÓDROMO á correr en Berlín ó Potsdam ó Oharlottenburgo la friolera de doscientos cuatro kilómetros por hora. Lo que no podíamos sospechar era que tan pronto se realizase nuestro modesto y al par aventurado pronóstico. Pero ello es que la carrera de las midinettcs, de la cual hemos hablado en números anteriores, h a d e s p e r t a d o tan gran entusiasmo entre los caballeros y señoras de la más elegante y aristocrática sociedad parisiense, que el domingo 8 del corriente gran número de ellos y de ellas se reunieron en el hipódromo de Chantilly y, apareados, emprendieron veloz carrera de diez kilómetros, con obstáculos de todos géneros, aunque predominando el género inocente, como 8. 3 k É- r í. im LOS VENCEDORES M L L K TARDITEAU Y EL CONDE DE WAEÜ SALTANDO U N OBSTÁCULO Fotografias Grlbayedoff nstedespueden ver. Ganáronla carrera el Sr. Conde de Waru y la bella mademolselle Tardíveau, cufas piernas nos parecen dignas de todo encomio.