Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L) A SEMANA PASAt) A 1 A desaparición casi completa del grabado en madera como procedimiento de reproducción de cuadros y dibujos, producida por las superiores cualidades periodísticas é industriales del fotograbado, sumió hace años en negra tristeza y hasta privó de medios de vivir á una porción de artistas meritísimos, tanto españoles como extranjeros. Arturo Carretero era uno de estos grandes, pacientes y delicados artistas. Hasta que el fotograbado se vulgarizó en todas las publicaciones periódicas ilustradas, la firma de Carretero aparecía en ellas constantemente al pie de retratos, dibujos y reproducciones de cuadros. Tímido y poco resuelto como suelen serlos grabadores, gente habituada á percibir y representar matices y penumbras que el común de los mortales no advierte, al sobrevenir en España la crisis del grabado en madera. Carretero, que tenía inextinguible fe en su arte, se quedó en España, creyendo que si no en la prensa periódica, podría encontrar, cual en otras partes sucede, salida para sus trabajos en el libro ó en la estampa. Desgraciadamente las artes gráficas en España redúcense al modesto papel de auxiliares de la prensa. El decaimiento y desenengaño del pobre artista fueron grandes. I, a inacción y la melancolía le han llevado al sepulcro. J Su retrato, que en esta plana publicamos, es un hermoso apunte al lápiz, del ilustre pintor Nicolás Mejía. ARTURO CARRETERO. A LEMANIA entera, y con ella todos los sabios, eruditos DIBUJO Á LÁPIZ D E NICOLÁS MKJÍA é historiógrafos del mundo. Ucrania muerte del gran historiador Teodoro Mommsen, el sabio más venerable, venerado é indiscutible de cuantos honraron las Universidades alemanas en la segunda mitad del siglo xix. Setenta años de incansable y fecunda labor en la cátedra, en el libro y en la revista, de constantes y encarnizadas investigaciones, de viajes y excursio 1 nes arqueológicas y de profundos esj tudios de filología, de epigrafía y de todas las ciencias auxiliares de la Historia, habían dado á Mommsen el don de la doble vista histórica, y en virtud de él puede afirmarse que el ilustre sabio vivía, mucho más que en Berlín, en la antigüedad romana, como un ciudadano de la urbe inmortal. La Historia de Roma de Mommsen es un libro vulgarizado en todas las lenguas y leído y e- stimado por todo el que ha querido saber de Roma, de sus instituciones y de sus costumbres, madres de las nuestras, algo más que las confusas patrañas pro 3 n a paladas por los autores de leyendas y tradiciones recogidas eu el texro clásico de Tito Livio. El sabio Niebuhr, precursor y maestro de Mommsen, fué el que inició la renovación de los estudios referentes á Roma y á su historia. Mommsen recogió la herencia científica de Niebühr y amplió sus investigaciones y mejoró sus métodos. Era, sobre todo, mucho más artista que Niebuhr y hay en su Historia páginas de una verdad y una vida que hacen olvidar la aparatosa elocuencia de Tito Livio, e) Castelar latino. Mommsen venía á ser la prueba fehaciente y viva de que la Historia escrita á la moderna y fundada sólidamente en la investigación científica, aventaja como obra artística á la antigua Historia poética y legendaria. A más de autor de la popular Historia de Roma, del monumental catálogo de las inscripciones latinas TEODORO MOMMSEN H ímBKUM