Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EMILIO ARRIETA Nació en Puente la Reina (Navarra) el 21 de Octubre de 1807. -Murió en Madrid el 11 de Pebrero de l8 g 4. p r N un mismo día Miguel Ramos Carrión y yo tuvimos la fortuna de conocer al inmortal autor de Marina y al no menos insigne y egregio vate Adelardo López de Ayala. Contaba el primero cuarenta y tres años (1866) de edad; y se hallaba en toda la plenitud de ingenio, que tan brillantes páginas h a legado á la escena lírico- española. Frisaba su hermano adoptivo, el autor de El tanto por ciento, en los treinta y siete años. El músico y el poeta se conocieron en 1851, y á los pocos meses se unieron para hacer vida común. Hay que remontarse á Goethe y Schiller para hallar cierto pendant á la tierna é indisoluble amistad de Ayala y de Arrieta. Este hizo del genio de Ayala el culto dominante de toda su vida. Ayala, por su parte, decía que Arrieta tenía la cabeza tan grande, porq allí dentro estaba metida toda la música. Arrieta componía música en todas partes. Pensaba andando y aun dando lección en el Conservatorio. Llevaba siempre consigo lápiz y papel, y cuando se le ocurría, consignaba en éste la nota atrapada. Lo mismo en la juventud que en la edad madura, Arrieta acostumbraba á levantarse con la aurora, y desde el amanecer hasta la madrugada, el Conservatorio, la Academia, los Consejos, su clase de composición, sus zarzuelas y sus amigos le tenían en continuo movimiento. Una de las grandes cualidades del maestro era su prodigiosa laboriosidad. H a y una frase suya que le retrata á lo vivo. Hablando en cierta ocasión de su celibato, decía: -Mis amigos extrañan que no me haya casado. A mí me encanta la vida de familia, y estoy seguro de que hubiese sido un marido excelente. Yo no me he casado, ¿saben ustedes por qué? Porque no he tenido tieínpo. Fué maestro de casi todos los músicos que hoy lo son, y de algunos que se obstinan en creer que lo son. Todo el vasto repertorio de Arrieta es de singular estima. Jamás olvidó que la música debe servir á la poesía. Jamás pidió, como hacen hoy ciertos maestros, que le facilitaran versos para aplicarlos á notas con antelación escritas; notas más adecuadas al mecanismo de un instrumento que la de la voz humana. Una de las primeras composiciones de Arrieta al venir de Italia fué la música de un himno, letra de Zorrilla, A la apertura del Li ceo. La última, la música que en 1893 compuso para la poesía de Góngora que comienza: Lloraba la niña, la prolija ausencia y tenía razón, de su ingrato amor... VICENTE WENCESLAO QUEROL Nació en Valencia el 30 de Septiembre de ¡836. -Murió en Botera (Valencia) el 24 de Octubre de 188 pTSTE insigne poeta valenciano, conocido ya por muchos y admirado por cuantos le conocen, no tiene, sin embargo, en la opinión la fama que merece. Tal vez esto sea debido á la circunstancia de que Quérol vivió siempre con los suyos y para los suyos; poi ellos encerró en una provincia los nobles arranques de su mocedad, y á ellos solamente consagró luego en la corte la actividad de su madurez fecunda. Su falta de ambiciones dificultó también la falta de sus obras. Querol, como dijo Pedro Antonio de Alarcón, escribía sólo para sí. La mayor parte de sus Rimas fueron desahogos de su corazón. No es nuestro objeto analizar hoy su labor literaria, sino de tributar á su memoria un recuerdo. El lector que quiera apreciar en todo su valer á Querol, lea la edición de sus poesías, revisada con solícito esmero por el hermano del poeta, y que forma parte de la Colección de escritores castellanos, y allí hallará el juicio acertado de sus obras y las noticias exactas de su vida. Piadosos y justos con su memoria, el Ateneo y la Sociedad de Lo Rat Penat de Valencia, al cuarto aniversario del fallecimiento del egregio poeta, colocaron sobre el muro de la alquería una lápida en que se recuerda que allí le sorprendió la muerte, y un medallón de bronce donde el cincel de Mariano Benlliure esculpió en primoroso bajorrelieve el perfil del ilustre muerto. EDUARDO D E FOT. ASENJO LUSTONÓ