Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
bOS 3- lOMBP, ES DE OCTUBRE D. ALBERTO LISTA Nació en Sevilla EJEMPLO el 7 de Octubre de I77 S- -Murió en Madrid el 5 de Ochibre de 1848. raro de precocidades, á los trece años ganaba su subsistencia dando lecciones de matemá ticas, y era ya el apoyo de su familia; á los quince fué nombrado profesor de matemáticas de la Sociedad Económica de Amigos del País de Sevilla, y á los veinte el rey le notnbró para una cátedra de la misma Facultad en el Colegio de Náutica de San Telmo. Vivo, alegre 3 jovial, dotado de una singular memoria, y de superior inteligencia, divertíase en su infancia con los amigos de su edad en representar las comedias de Calderón, de Lope y de otros ingenios del siglo de oro, recordando en sus últimos años los pasajes más notables de muchísimas de ellas. Lista empleó su vida entera en la enseñanza, y en este sentido fué uno de los hombres á quien más debe el país. Discípulos suyos fueron entre otros Espronceda, Ventura de la Vega, D. Alejandro Mon, el duque de Osuna, el marqués de la Roca, el conde de Altamira y el conde de Pino Hermoso. Unánime es la opinión de que Lista fué el más ameno, el más variado, el más flexible y el más simpático de los poetas sevillanos. Sus dulces prendas de carácter, su apacible trato y su conversación viva é ingeniosa dejaban en el alma indelebles recuerdos. Su índole intelectual era, por decirlo así, enciclopédica. Tenía poderosas facultades, no sólo diferentes, sino de aquellas que se contradicen y se combaten. Ser á la á la vez matemático y poeta, y serlo en línea muy alta, es privilegio singular concedido á muy pocos. D. AGUSTÍN DURAN Nació en Madrid el 14 de Octubre de IfSg- -Mtirió en Madrid el i. de Diciembre de ¡862, la Naturaleza y serenas cuerpo tan y enteco. J AMÁS reunióenfermedad unque facultadessumás capacesfísico y que enque le tardo dedébil regocijo dsUna cruelísima impidió desarrollo le dejó oído y no expedito en el hablar, condenóle á estado perpetuamente valetudinario, arrebató el la niñez y la lozanía de la adolescencia. Atado en el lecho durante muchos años y años, se hizo reflexivo y pensador, dedicándose á buscar en el saber el único remedio contra el tedio de la desgracia. Por irresistible vocación se entregó desde muy joven al estudio de la literatura nacional antigua y moderna, llegando á familiarizarse con el lenguaje de los siglos xiv y x v con tal perfección y soltura en prosa y en verso, que ningún escritor de su época logró acercársele siquiera. Duran resucitó los romances antiguos castellanos, los clasificó, los analizó, los purificó y los comentó, presentándolos rejuvenecidos para universal recreo y aprovechamiento. Esparció la buena semilla de la crítica literaria, ensanchando los límites de la literatura española, tan estrechamente vigilada por los preceptistas. En sus escritos, en sus conversaciones derramaba, sin darse cuenta, torrentes de lo mucho que en todos los géneros había leído y aprendido, contribuyendo también como el que más al renacimiento de nuestro teatro. La rectitud de un juicio, la destreza en el análisis, la imparcialidad de sus fallos y la generalización de los buenos modelos, trajeron esa conversión al buen gusto, esa delicadeza y ese tino con que no ya los escritores de la primera mitad del siglo XIX, sino el público, repartían con justicia la indiferencia ó el aplauso.