Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Mi EN CULLERA Q o N muchos los aiuantes del arroz, ya considerado en sí mismo, J a unido á otros comestibles formando paella, que es un guiso eminentemente español, puesto que en él lo fundamental y substancial, es decir, el arroz, se convierte en accidental y accesorio, y los accidentes, es decir, el jamón, los pimientos, los cangrejos, etc. etc. vienen á constituirla verdadera esencia d e l plato. Pero si hay muchos arrocistas ó dígase (aunque la palabra es feísima) orizófilos, son pocas las personas nacidas fuera de la costa levantina que conozcan á fondo la vida verdaderamente accidentada y llena de vicisitudes que lleva desde que se siembra hasta que se ensila tan simpática é interesante g r a m í n e a También éste es un defecto es iaüol puro: amamos con verdadero entusiasmo nmchas cosas cuya composición y condiciones ignoramos en absoluto. A los amantes del arroz é ignorantes de su vida y milagros se dirigen, pues, estas cortas líneas, á las que sirven de elocuente ilustración las fotografías que nos remiten de Cullera, uno de los cuatro centros más importantes de producción de arroz en la Península, con Valencia, Sueca y Calasparra. El arroz es una planta cuya sola exi. stencia bastaría para justiiicar, cuando otras razones no hubiese, el ardor con que defienden sus ideas y propósitos los partidarios de la política hidráulica; es una planta sedienta de agua, como toda España lo está... de agua también y de justicia, y de otros varios elementos. Pero bueno; el arroz no pide más que agua, y tampoco la pide con exceso censurable; se contenta con un par de pulgadas sobre el nivel del terreno...