Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
flccügüoaoca TXEJEMOS á los espíri- tus pequeños preocupados con la retirada de Silvela ó con las declaraciones del e x n s pector Luna, y remontémonos alas alturas de Sierra Nevada en compañía del intrépido ingeniero belga Mr. Baeyens, de sus hijos y de sus acompañantes don Dámaso Alonso y el fotógrafo don Sebastián Madrid... Pero no; -mejor será que no nos reUiontemos, porque tanto el Sr. Madrid, que nos remitió las curiosas vistas adjuntas d e s d e lo LOS EXPEDICIONARIOS E N EL M U L K Y H A C É N MR. E A E V i N S Y SUS A C O M P A Ñ A N T E S F N U N PICACHO D E LA A L P U A K R A F O T S. MADRID alto del Muley Hacen, como SUS compañeros de expedición, han sufrido graves accidentes durante su arriesgada excursión, lo cual prueba que la tierra granadina, aunque nrás m. odesta q u e los A l p e s encierra p e l i g r o s no menores que los de la J u n g f r a u y el Mont Blanc. T ESc: éNDAMOS, pues, á ras de tierra; lleguemos á la gran Sevilla, y podremos recrear la vista contemplando tres preciosos torpederos holandeses, verdaderos juguetes de guerra, a n c l a d o s actualmente en el GuadalquiTir, y que l l a m a n la a t e n c i ó n de los seviT O R P E D E R O S HOLANDESES E N E L GUADALQUIVIR FOT. F. ROMERO, UaUOS.