Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C 2 ü majestad el re 3 de Italia es un automovilista decidido, y no es raro verle recorrer los alrededores de Roma acompañado por sus ayudantes en un vehículo de los más veloces, que maneja con extraordinaria maestría. En la familia real italiana h a y también otros automovilistas de los luás valientes y resueltos, como el duque de Aosta y el de los Abruzzos. Familia privilegiada y envidiable, compuesta de jóvenes entusiastas, inteligentes, amantes de todos los progresos, cultivadores de la ciencia, y algunos, como el duque de los Abruzzos, verdaderos héroes de ella. El monarca italiano es por todos. conceptos lo que hoy solemos llamar un intelectual. Adorado por sus padres, y en particular por su ilustre madre, S. M. ha sido un joven modelo, y siii la hiperbólica adulación que suele usarse para tratar de estas cosas, se puede asegurar de él que fué el priuier estudiante de Italia. Pocos soberanos habrán tenido u n a preparación científica tan sólida como l a suya, y pocos también habrán sabido aprovecharla y llevarla á la práctica con tan raro acierto. Así se comprende la inmensa popularidad de que disfruta, pues ha sabido comprender que la primera obligación de un rey constitucional es enterarse por sí mismo de las necesidades y de los anhelos populares; conocer cómo se desarrolla en todas la. s esferas la vida de la nación, y prescindir en todo lo posible de las parcialidades políticas. De este modo, la difícil situación creada al pueblo italiano por la muerte del rey Humberto h a venido á aclararse, y hoy día Italia es, sin duda, una de las naciones que miran al porvenir sin recelo. POT. LEÓN BOUET