Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mJEDESUMAJESm 1 EJÁBAMOS en n u e s t r o nú- mero anterior interrumpida la información del viaje al entrar S. M. en la noble y vencedora ciudad de Huesca, utio de los pueblos en que el recibimiento hecho al Soberano lia sido m á s entusiasta y grandioso. Desde el Alto Aragón y la Rioja, se trasladó el Monarca á Soria, y así como en San Juan de la Peña pudo admirar los cimientos de la nacionalidad española, su raíz aragonesa, en la heroica tierra de Numancia pudo descubrir tatabién las firmes bases del heroísmo castellano. Es Soria el núcleo más recio del valor y del sufrimiento de esta calumniada raza, el solar de la lealtad y de la honradez. Los padres muñeron, los hijos quedaron, dice la inscripción grabada V rJ i li iif S. M. EL REY ENTRANDO EM LA CATEDRAL D E HUESCA F O T ASKNJO ARCO ÁRABE ERIGIDO EN HUESCA F O T E CAPELLA LA C O M n IVA REGIA FOT. V. DK CA ÍADO P. SANDO BAJO EL ARCO D E L A Y U N T A M I E N T O EN PORTA en los sillares del comenzado y no acabado monumento á los héroes numantinos. La gran virtud castellana, la resistencia, éi aguante, en S o r i a se crió, en Numancia asombró, y avergonzó á Roma y al mundo entero. Aquel lugar, que el Rey con veneración h a visitado, fué el teatro de la má í grande tragedia histórica e s p a ñola; con su sangre la escribieron los héroes numantinos; con su pluma de oro la copió el gran poeta nacional, Cervantes, que escribió la i mancia- dita. España sola, como escribió el Quijote 1 S; M. Y A A R R E N LAS RUINAS DK NUMANCIA FOT. ASENJO