Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DEPORtES FEMENINOS J O vayan á creerse los amables lectores poco sportmen que el golf es nada referente á los golfos ni a l a golfería. Por el contrario, el entender á golfy el practicarlo es una de las diversiones más caras y, por tanto, más aristocráticas del mundo. Con decirles á ustedes que en Francia, es decir, en el país de la gente alegre y amiga de distraerse, no üay más que tres modestas sociedades de golf en CanPau y Bianñtz, aparte la So- y á él se dedican no ya solamente damiselas y pisaverdes, como los que el lawn tennis exige, sino caballeros y señoras de cierta edad. En la Cámara de los Lores, en Londres, hay dos teams ó partidos de o empeñados desde hace mucho tiempo, y por cierto que el jefe de uno de ellos es el honorable Sir James Balfour, ó lo era no há mucho. La causa de que el golf resulte caro es que necesita un campo de bastante extensión, de una horizontalidad perfecta, con la tierra elástica, es decir, bastante muelle y cubierta de césped finísimo. El juego no puede ser más noble, pues en él no hay competencias de fuerza ni de amor propio, sino tan