Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LADSTRO D E SAN J U A N D E LA c a s i santones n i creyentes. Gracias á Dios pasó la época de los arrestos fratricidas, y aquella tierra que regó la sangre de l o s hermanos enemigos, no parece ya el áspero terruño de Tebas; la maldición se ha extinguido; los odios inhumanos q u e l a fatalidad creó han perecido. La p a z reina en los espíritus, el sosiego en los fértiles canjpos. De Estella y las montañas de Navarra, á Jaca y las montañas de San Juan de la Peña, no es muy largo el c a m i n o si muy grande el salto. Jaca. y San Juan de la Peña pueden conPEÑA siderarse como asilos. sagrados del es piritu nacional. A esas peñas olvidadas de donde nianó la Historia, es preciso y es sano acudir de vez en cuando, cortio de vez en cuando el dueño de un hermoso castillo baja á las poternas y el abad ó el prelado de una catedral baja á la cripta para reconocer la solidez de los cimientos. Grandísimo interés artístico ofrece el antiguo Mona, sterio de San Juan, resguardado en un socavón de la montaña pirenaica: bella tradición devota va unida á su origen, y otra leyenda más verdadera que la Historia comprobada con datos y huroneada en archivos, nos dice que aquél fué el corazón y el cerebro de la defensa, aquél el núcleo de la nacionalidad aragonesa, tan respetable y grandiosa en sus tieíapos heroicos. Allí se ven los sepulcros de los primeros patricios de Aragón, héroes sin nombre que sólo dejaban como huella sus blasones y la hermosa obra de sus manos victoriosas. Allí se encuentran también Sepultados los primeros monarcas de Aragón, aquellos reyes que supieron rescatar á los inores el territorio de la FACHADA D E L MONASTERIO patria y crear una constitución democrática, la primera de Europa. Allí queda, medio arruinada, la sala donde, reinando D. Ramiro I, se celebró el famoso Concilio Pinatense. Por aquel bellísimo claustro, que es una de las más elegantes muestras de la arquitectura latino- biz antina española, parecen vagar las sombras veneraWes de los regios héroes, de García Jiménez, de Iñigo Arista y de Sancho Ramírez, el conquistador de Huesca: y en aquellas bóvedas se escucha el eco de la fórmula forjada por la tradición y rechazada por la Historia, por esa Historia matemática, que desconoce el alma de los pueblos: Nos, que valemos tanto como vos y todos juntos más que vos... f y v jr ííp í FOTS. F AXVAREZ SEPULCROS DK LA NOBLEZA ARAGONESA