Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÜKSDE: if ioxJKiniL DÍL E OZ v r CASTA D E NUESTRO CORRESPOXSAL ESPECIAL SR- CILLA 1. Al llegar sólo encontré á uri punto fúnebre, dueño de casino, que mo dijo con voz lastimera; -No no Jofjo. ¡Anno terricel 2. Y, en efecto, hasta os carroceiros, hasta as rodas das inverosímiles carretas parecían chirriar repitiendo; ¡A? iiiO terriüel 3. Poco á poco fué llegando lo más smart de Arroyo del Puerco y de Cabeza de Buey; la distinguida colonia extremeña, con embutidos y todo. i. Uan sobrevenido después una iporción de seres naturalmente regó. fijados. Todos oyen con terror la fatí diea soiiteneia. 5. Los dos portugueses tradicionales, el branro y el preto, deponen sus rivalidades para clamar angus tiados; A; i io terricel! 6 En vista de que no ha ¡ogo, nos dedicamos á jugarnos la cabeza ha ciendo alpinismo por e s t o s veri cuetos. 7. O bien á la adquisición do pea cado fresco; ya la poética sarduia, va los apasionados camaroes. Y lo ¿tamos cada mediixC 8. Os fadistas que amenizan núes tra existencia con sus guitarrasy con sus chapeas multo cornpridos, cantan tristemente: -Xn- no- te- rrí- eel 9. Y á pesar de todo, asistimos al casino, gozamos lo suficiente y sólo interrmupe nuestra alegría la plañí dera. voz que clama; -No ha Jo jo ¡Anno terricel: